7 motivos por los que no tienes dinero y éxito, según El Lobo de Wall Street

Muchas de las cosas que Jordan Belfort hizo, no son consideradas “las más éticas” pero a pesar de todo, hay lecciones muy importantes que podemos rescatar de su vida para lograr el éxito en los negocios.

La gran mayoría han visto la película “El Lobo de Wall Street”; un film llena de lujos, glamour, sexo, drogas y mucho dinero y donde a muchos les llama la atención cómo Jordan Belfort se las ingenió para amasar una gran fortuna y vivir la vida que casi todo adolescente quisiera.

Y, claro, muchas de las cosas que el ex corredor de bolsa hizo, no son consideradas “las más éticas” pero a pesar de todo,  hay lecciones muy importantes que se puede rescatar de su vida y orientar esas lecciones por un buen camino.

¿Podría Belfort se tomado como ejemplo de hombre de éxito? Muchos quizás dirán que fue solamente un estafador, un “lobo”, cuyo apodo se le puso en Wall Street debido a su ferocidad y ambición.

Pero lo cierto es que la historia de Jordan Belfort es mucho más amplia que eso. Para un joven que ganaba casi 50 millones de dólares al año, aquel éxito le cegó y le llevó a una vida llena de excesos, drogas y alcohol. Y es que gestionar el éxito es más complicado que llegar al éxito.

Y Belfort hoy cuenta en sus conferencias todos estos errores y se pone como ejemplo de lo que no se debe hacer, pero también de qué hay que hacer. Se trata de una persona que desde muy joven sabía que quería tener libertad financiera y riqueza, una persona que no quería conformarse con lo que la mayoría de las personas se conforman y sabía que en sus manos estaba el llevar una vida mediocre o llevar la vida que él había imaginado.

Lo cierto que a pesar del escándalo que Belfort protagonizó en Wall Street, hoy día, los brokers usan los argumentos de ventas que empleaba para convencer a sus clientes.

Así que te presentamos los motivos por los que eres pobre y no tienes éxito, según el propio Jordan Belfort:

1. Incapaz de dominar los estados emocionales

Se puede ser el mejor hombre de negocios del mundo, el mejor atleta o cantante. Pero si se carece de motivación o el estado emocional, no se puede hacer nada. Debido a la mala gestión de las emociones, muchos cantantes acaban tirando su carrera y su vida por la borda metiéndose en las drogas.

Para Belfort los estados que dan fuerza a los negocios serían: certeza, confianza, claridad, coraje y convicción, ambición y pasión. Mientras que los estados que restan en los negocios son. estar abrumado, incertidumbre, miedo,

2. Tener metas impotentes

La siguiente razón por la que las personas no tienen dinero o no tienen éxito, no es porque se pongan metas muy grandes y fallen, sino es porque se ponen metas muy pequeñas y las alcanzan. Es decir, el entorno hace que se quiera alcanzar lo mismo que tienen las personas de nuestros entorno, que en ocasiones son metas muy mediocres, tan mediocres como “trabajar en lo que sea”. Siempre hay que estar persiguiendo nuevas metas, y debemos colocar esas metas un poco más arriba de nuestra zona de confort.

3. Tener creencias limitadas acerca de la vida y el dinero

Las personas pobres creen que son “criaturas” de las circunstancias, mientras que las personas ricas son creadores. Las criaturas de las circunstancias creen que la vida es algo que les pasa a ellos. Por otra parte, las personas pobres piensan que el dinero no importa, mientras que los ricos valoran el dinero. Y si se vive en un mundo donde el dinero es necesario y es importante, ¿es el dinero lo más importante? por supuesto que no.

Pero el dinero ayuda a hacer muchas cosas: se puede jubilar a los padres, puedes ayudar a otras personas, dedicarse a crear nuevas cosas sin presión, se puede viajar, etc. Como siempre se dice,, el dinero puede que no esté relacionado con la felicidad, pero la falta de dinero sí puede hacer muy infeliz.

Te puede interesar: Jho low, conoce al nuevo Lobo de Wall Street

4. Elegir malos mentores o ídolos

La avaricia no es buena. La ambición sí lo es, y la pasión también, pero cuando se vuelve una persona avariciosa lo que se hace es perder la ética para hacer la mayor cantidad posible de dinero sin importar a quién se daña en el camino.

Si se aprende de un mentor que hace ver que cruzar la línea de la ética para nuestro beneficio está bien, esa es una mala lección. Por otra parte, si el ídolo empresarial es Pablo Escobar, probablemente al emprendedor le vaya peor que si su ídolo fuera  Warren Buffett. Hay que aprender de personas que hayan logrado lo que uno quiere lograr y que tengan principios y valores.

5. Estar controlado por el miedo

Algunos intentan ignorar el miedo. Otros no admiten que tienen miedo y hacen el típico comentario de que ellos no tienen miedo a nada. Pero no han dejado ese trabajo que no les gusta, o no han salido ahí fuera para perseguir lo que les gustaría. Finalmente ponen excusas para explicar por qué no persiguen sus metas y acaban justificándose de diferentes formas. Este tipo de estado emocional aleja el éxito.

6. Tratar de llegar al éxito con algo espectacular

La mayoría de la gente cree que para llegar al éxito hay que convertirse en el próximo Steve Jobs, y que hay que inventar algo muy novedoso y que aún no se le ha ocurrido a nadie. Y ésto es un gran error, pues es mejor “copiar” y mejorar un sistema que ya tiene mercado que tener una idea de negocio tan innovadora que haya que crear un mercado para ella.

La mejor manera, es hacerlo con algo que ya esté probado, con algo que ya sepamos que funciona, que ya esté inventado. Y a partir de ahí mejorarlo o darle un valor añadido

7. Sentirse incómodo con las palabras persuasión y ventas

Todos son vendedores; o se está vendiendo y persuadiendo o se  está fallando en la vida. Y no se habla solo de productos, sino también de lo intangible, como son las ideas o conceptos, el horario laboral, el trabajo, tu sueldo, etc…

Si se va al punto anterior, muchas personas fracasan en los negocios porque no saben vender. El propio Belfort reconoce que si hoy día necesitara dinero para montar una nueva empresa, no tendría absolutamente ningún problema para persuadir a las personas para que apostaran por él e invirtieran en su empresa.

Las ventas son la asignatura pendiente de la mayoría de la gente. Y no se trata de ser un charlatán, pues se sigue pensando que los buenos vendedores son aquellos que tienen mucha “labia” cuando lo cierto es que hoy día se sabe que es todo lo contrario.

Vía: negocios1000.com

Lee también: CURSOS GRATUITOS DE DESARROLLO PERSONAL