8 actitudes que acaban con su poder de liderazgo

Líder óptimo

Día a día el mundo empresarial se vuelve más desafiante. Las empresas requieren de los mejores recursos humanos para guiar los negocios. Hoy en día, empresarios de toda índole invierten tiempo perfeccionando sus habilidades de liderazgo para construir y mantener un equipo motivado que sea el motor del crecimiento de su organización. Sin embargo pocas fuentes revelan aquellas actitudes erradas que podrían traer abajo su perfil de líder. Se las presentamos a continuación:

[cita class=”d”]Pronunciar frases bonitas y educadas al equipo no es suficiente para ser un buen líder. Es más sobre cómo las palabras hacen sentir a la gente. [/cita]

Mentir. No cumplir lo que acordado o conversado pone en riesgo la permanencia de colegas importantes en  un mismo equipo. Lo mejor es no hacer promesas sin tener certeza de que usted las cumplirá.

Suscríbete a nuestro boletín informativo




Ser egoísta. Anteponga las necesidades de los miembros de su equipo a las suyas y haga lo posible para ayudarlos a alcanzarlas puesto que su objetivo es mantener un equipo sólido. Si pasa el día únicamente hablando de sus propios éxitos su popularidad en la oficina se vuelve comprometida.

Falta de enfoque. Las prioridades del equipo de trabajo y las suyas deben estar claras, de lo contrario ¿cómo espera cumplirlas? Trace un cronograma para la semana, mes o año y establezca los objetivos de mayor y menor prioridad para que el equipo pueda avanzar junto con ellas. Con esto ejercerá un mejor poder de liderazgo.

Irradiar antipatía. Si usted no es accesible y amable las personas necesitarán mover grandes obstáculos para llegar a usted y probablemente no les agradará mucho a sus colegas de trabajo. Por el contrario, un líder simpático deja en sus funcionarios una buena impresión y hace más sencilla la comunicación.

Preferir la fantasía a la realidad. Ser visionario y soñador es importante en el proceso emprendedor. Sin embargo, aquellas visiones deben ser ejecutadas y llevadas a cabo para que se vuelvan realidad. Por ello es necesario seguir de cerca el progreso de su tarea y de esa manera cualquier imprevisto podrá ser ajustado rápidamente.

Falta de pasión y creatividad. Si lo que espera es eficiencia de sus colaboradores, usted debe guiarlos cual faro de luz, transmitiéndoles entusiasmo y pasión por aquello que hace. Si usted espera innovación por parte de su equipo ¿por qué no comienza por hacerlo usted? Adicionalmente, no olvide liberar toda su creatividad en ello.

Juegue “ajedrez” en vez de “damas”. Como líder, usted necesita pensar en las repercusiones de sus “jugadas”, tal y como un jugador de ajedrez. Ayude a sus funcionarios a descifrar las estrategias de venta o aquello que el inversionista o cliente hará en seguida luego de las acciones ejecutadas.  Estimúlese y hágalo con su equipo.

Actuar menos de lo que se habla. Pronunciar frases bonitas y educadas al equipo no es suficiente para ser un buen líder. Es más sobre cómo las palabras hacen sentir a la gente. Nadie se acordará tanto de sus palabras como de la impresión que dejó en ellos. En el momento en que usted quiera mostrar gratitud hacia alguien, más que decirlo con frases demuéstreselo con acciones. Aquello es lo que diferencia a los únicamente buenos líderes de los que son espectaculares. No olvide que más importante que hablar es hacer para ejercer un buen liderazgo.

¿Posee usted algunas de estas actitudes?

Vía: Pequenas empresas & grandes negócios, emprendedores.es

comments

Autor entrada: Equipo Pymex PU

Deja un comentario