9 lecciones de vida que nuestras abuelas nos han enseñado

lecciones de vida

Marc Chernoff, joven empresario que creó su formidable página web “Marc And Angel Hack Life”, contó en una nota publicada en el New York Times cómo fue su experiencia cuando murió su querida abuela Zelda y qué enseñanzas de vida le dejó. Son tan profundas, sencillas y sabias que vamos compartirlas contigo.

1. Inhalar el futuro, exhalar el pasado

No importa dónde estás ahora o por qué cosas estás pasando, siempre confía en que hay una luz al final del túnel. Nunca esperes nada, no asumas nada y no demandes nada. Sólo haz lo mejor que puedas, controla lo que puedas controlar y luego déjalo ser. Porque una vez que hayas hecho lo que puedes, si el destino lo quiere, sucederá, o al menos te mostrará el siguiente paso que debes dar.

2. La vida PUEDE ser sencilla de nuevo

Sólo elige enfocarte en una sola cosa a la vez. No tienes que hacerlo todo, y menos en este mismo momento. Respira profundo, y haz lo mejor que puedas con lo que tengas que hacer. Lo que inviertes en la vida, la vida te lo devolverá con creces.

Lee también: 3 lecciones de vida que nos entregó Albert Einstein

3. Dejar que los demás acepten tal como somos

Siempre di la verdad incluso si tu voz tiembla. Siendo tú mismo le añades belleza al mundo, algo completamente nuevo y único. Así que ve caminando por tu vida con confianza y no esperes que alguien más entienda tu viaje por ella, especialmente si ellos nunca han ido a donde te estás dirigiendo.

4. No ser como antes, y es completamente normal

Te han lastimado, has pasado por muchos altibajos, los cuales te hicieron lo que eres ahora. Han pasado muchas cosas con el paso del tiempo, esas cosas cambiaron tu manera de pensar, te enseñaron unas lecciones y fortalecieron tu espíritu. Conforme pasa el tiempo, nadie se queda igual pero algunas personas todavía te dirán que has cambiado. Respóndeles esto: “Claro que he cambiado. De eso se trata la vida. Sigo siendo la misma persona pero un poco más fuerte de lo que era antes“.

5. Todo lo que pasa ayuda a crecer, incluso si no se entiende en este momento

Las circunstancias te van a guiar, corregir y perfeccionar todo el tiempo. Así que no importa lo que hagas, aférrate a la esperanza. El hilo más pequeño se convertirá en un cable inquebrantable. Que la esperanza sea tu ancla y que te ayude a entender que esto no es el final de tu historia, que el cambio de la marea finalmente te llevará a orillas tranquilas.

6. No buscar ser rico, enfocarse en ser feliz

Cuando uno se vuelve viejo se da cuenta del valor de las cosas, el precio no importa. Al final, te darás cuenta de que los mejores días de tu vida son aquellos en los que no necesitas nada en especial para sonreír. La verdadera felicidad está en el poder apreciar los momentos y sentir la gratitud, no en buscar cosas materiales.

7. Ser positivo

Entiende que la mayor parte de tus desgracias está determinada no por las circunstancias sino por tu actitud. Así que sonríeles a todos aquellos que a menudo quieren hacerte sentir mal, enséñales qué es lo que les falta en sus vidas y lo que no pueden robar de la tuya.

8. Ser atento con las personas que se quiere

A veces cuando tus seres queridos te dicen ”estoy bien“, en realidad quieren que los mires a los ojos, los abraces y les respondas “ya sé que no lo estás”. No te pongas triste si algunas personas parece que sólo se acuerdan de ti cuando te necesitan. Siéntete privilegiado de que eres como un rayo de luz que se les viene a la mente cuando hay mucha oscuridad en sus vidas.

9. A veces hay que dejar que una persona se vaya para que pueda crecer

Porque lo que los vuelve personas exitosas en la vida no es algo que tú hayas hecho por ellos sino aquellas cosas que les hayas enseñado a hacer por sí mismos.

Vía: elvasomediolleno.guru
Foto: paraloscuriosos.com

Lee también: CURSOS DE DESARROLLO EMPRESARIAL

Artículos Relacionados