9 motivos que hacen renunciar a los buenos trabajadores

Debes de tener presente, que los buenos trabajadores nunca renuncian, solo se alejan de un mal ambiente laboral, si deseas saber que es lo que estás haciendo mal, a continuación te ayudaremos a descubrirlo.

renunciar-al-empleo

Es impresionante lo común de observar a jefes quejándose que sus empleados estrellas renuncian. Y, claro; deben quejarse de ello ya que es una decisión costosa para una empresa como la salida de un buen trabajador.

Precisamente, hay una gran cantidad de directores que tienden a adjudicar la rotación de empleados a su cargo a decenas de razones ignorando la raíz del problema: los buenos empleados no se alejan de su empleo, se alejan de los malos jefes.

Suscríbete a nuestro boletín informativo


Lo lamentable es que estas renuncias pueden evitarse. Lo único que se necesita es una nueva perspectiva y un esfuerzo extra de parte del Jefe. Así que ofrecemos cuáles son las nueve cosas que los jefes hacen que obligan a los trabajadores destacados a renunciar.

1. Sobrecargan de trabajo

Sin duda que lo que más desgasta a los buenos empleados es la sobrecarga de labores. Es tentador sacarle provecho a los mejores trabajadores, pero presionarlos demasiado los hace sentir “castigados” por ser buenos en su labor. Si se decide incrementar la carga de labores de un buen empleado, se tiene que elevar su salario y puesto laboral.

2. No reconocen las contribuciones de los demás

Es fácil subestimar esa “palmadita en la espalda”, especialmente cuando hay buenos elementos que acostumbran a dar excelentes resultados. Entonces, el jefe debe ser capaz  de encontrar qué hace que sus mejores empleados se sientan bien.

3. No les importan sus empleados

Más del 50% de quienes abandonan su empleo lo hacen porque su relación con su jefe es pobre. Las empresas más inteligentes se aseguran que sus directivos sepan balancear ser profesionales con ser humanos. Es imposible trabajar para una persona por más de ocho horas al día cuando no le interesa otra cosa más que el producto y los ingresos de dinero.

Te puede interesar: 4 motivos para renunciar si no quieres estancarte profesionalmente

4. No honran su palabra

Cuando se cumple con lo que se promete, se gana la confianza y honorabilidad ante los empleados. Pero cuando no se actúa según lo dicho, el jefe se muestra como un ser irrespetuoso al que no le importa nada ni nadie.

5. Promueven a las personas incorrectas

Los empleados que trabajan duro desean colaborar con colegas que se esfuercen de la misma forma. Pero si se promueven a los empleados incorrectos es una situación muy tensa. Y es que no hay un insulto mayor que asciendan al compañero que nada pone de su parte en el trabajo.

6. No dejan que las personas persigan sus sueños

Los empleados talentosos suelen ser muy apasionados por lo que si se les ofrece algunas oportunidades para perseguir sus sueños mejorarán su productividad y la satisfacción con su empleo.

7. No saben desarrollar las habilidades de su gente

Hay jefes que desconocen la tarea diaria de sus empleados y buscan excusas diciendo que confían en ellos y que sus trabajadores son autónomos. Los buenos gerentes dirigen, sin importar que tan talentosos sean los colaboradores.  Por eso que el buen jefe debe hallar las áreas de oportunidad de sus mejores empleados para que puedan ser más productivos.

8. Fallan en impulsar la creatividad

Los empleados más talentosos buscan mejorar todo lo que tocan. Si se les quita la habilidad de innovar, sólo originará que ellos odien sus trabajos. Si se encierra el deseo innato de mejorar no solo limita al equipo, sino al propio jefe.

9. No desafían a las personas

Los grandes jefes provocan a sus trabajadores para lograr cosas que antes parecían imposibles por lo que ponen objetivos que impulsan a su equipo de trabajo a salir de su zona de confort. Luego, hacen todo a su alcance por apoyar a sus equipos a lograrlos.

Vía: Entrepreneur

Lee también: CURSOS GRATUITOS DE DESARROLLO PERSONAL