9 pautas para aumentar tu confianza de emprendedor

pautas-confianza-emprendedor

pautas-confianza-emprendedor

Si bien es cierto que todos los emprendedores de éxito comparten virtudes similares, hay una cualidad que los ha colocado en el puesto que ahora tienen. Esa virtud es la confianza. Sin ésta ningún negocio habría podido prosperar, porque muchas de las decisiones y de las reuniones en grupo para presentar o discutir proyectos nuevos siempre deben poseer como sustento sólido la confianza. En general, cualquier actividad del hombre requiere confianza, pero en el mundo de los negocios este factor aumenta en grandes cantidades su vital importancia. Si quieres lograr el éxito debes creer que eres digno. Aquí te dejamos algunas claves para aumentar la confianza en ti mismo y en tu negocio.

 

Vestir una indumentaria acorde al éxito.  Al cumplir tus metas obtendrás más confianza. No olvides que vestirte bien es una forma de persuadir a los demás: les muestra a los otros que tienes conocimientos, que eres poderoso y competente. Aunque tu tipo de vestimenta nunca tiene que ser rígida, siempre tienes que adecuarla a la situación y al confort emocional del cliente. Antes de cualquier junta con un cliente, investiga la imagen de la empresa, ambiente de oficina y valores internos.

 

Una buena postura. Casi todos sabemos que si tu trabajo se reduce a la oficina, entonces, es más que probable que tu postura sea la incorrecta para tu imagen y para tu salud. No te encorves cuando te reúnas con clientes o colegas. Debes advertir que la mala postura te hace parecer inseguro, flojo o desinteresado. Por ello mantén tus hombros firmes y la cabeza en posición neutral con la barbilla alzada.

 

Evita el estrés. Los emprendedores con poca confianza son los más vulnerables para sufrir de estrés. Incluso hay muchos que se estresan por lo que los demás piensan en ellos. No sientas que todos te están evaluando a cada rato. Céntrate en lo que sabes desarrollar correctamente, y contrata a expertos que se hagan cargo del resto.

 

Enfócate en el futuro. No pienses en el día a día sino en un plan de largo aliento, porque evaluándote diariamente sólo obtendrás mayores tensiones. Sólo al pensar en el futuro, en esos sueños, esta situación puede variar. Recordar tus metas y recordar el porqué estás haciendo ciertas cosas te harán recuperar el aliento perdido.

 

Mente positiva. Vemos las noticias e  inmediatamente encontramos hechos desoladores. Por tanto no es de  extrañar que nuestro espíritu sea bombardeado con tanta negatividad. Si deseamos evitar esta mala energía, entonces, debemos llenar nuestra mente con pensamientos positivos. Muestra gratitud por los pequeños actos de bondad y apreciar a todos los que están a tu alrededor. Pero no lo hagas como algo excepcional sino como un hábito y esa costumbre siempre te beneficiará.

 

Liberarse de los pequeños errores. Debes creer esta verdad universal: todos cometemos errores, por ello no esperes ser perfecto o te volverás loco. Lo peor que puedes hacer es obsesionarte con equivocaciones. Si tienes un traspié con un cliente no pienses en lo que podías haber hecho mejor. En lugar de eso debes admitir tu error, hacerte responsable, disculparte y arreglar ese impase para poder avanzar.

 

Acostúmbrate a crecer. Todos tus logros no tienen por qué reducirse a tu negocio. Cualquier victoria en nuestra vida debe ser tomada como un impulso. Esos pequeños logros alimentarán su confianza. Aprende una nueva habilidad, toma una clase en la universidad o lee un libro sobre un tema que te interese. Si deseas ser el mejor en algo específico como con algún o hablar en un evento público, invierte en algunas clases, porque esos logros también te beneficiarán.

 

El descanso. No todo es trabajo o, dicho de otro modo, nuestro descanso también tiene que ser valorado como parte del trabajo. Descansar nos libra del estrés y de los otros padecimientos que este mal conlleva. Es claro: si no descansas te estresarás y eso perjudica a tu confianza. Asegúrate de hacer tiempo para ti para las cosas que de verdad amas. Libera tu mente y entrégate a tu familia, siempre lo más importante.

 

No te avergüences de pedir consejos. En esos momentos de dudas irresistibles es bueno apoyarse en el consejo de un amigo. Una opinión objetiva, desapasionada siempre es importante para ver nuestra propia vida de forma diferente. Los consejos de nuestros amigos harán mejorar nuestra actitud.

¿En tu vida cotidiana sigues estas pautas? ¿Qué métodos utilizas para aumentar tu confianza? ¿Sientes confianza en relación a tus actos de emprendedor?

 

Vía: soyentrepreneur.com

Foto: es.paperblog.com


Artículos Relacionados


Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion