9 rasgos sorprendentes de jefes excepcionales

jefes
Muchas personas son buenos jefes, pero algunos son grandes jefes. ¿Quién no recuerda los diversos tipos de jefes que les ha tocado conocer?

Sin duda que cada uno de ellos mostraron sus fortalezas y debilidades; unos mejores que otros pero que de alguna forma con su propio estilo de liderar y organizar equipos de trabajo.

Lo cierto es que los jefes excepcionales poseen características muy propias con habilidades de toma de decisiones, conocimiento del negocio así como una solidad capacidad de influencia para ofrecer los mejores resultados como equipo.

A continuación presentamos entonces algunos rasgos sorprendentes de este tipo de líderes que otorgan a sus empleados:

1. Perdonan y lo más importante, olvidan

Cuando un empleado comete un error – especialmente un gran error – es fácil que tenga un “estigma” como no buen trabajador. Pero un error o una debilidad, es sólo una parte de toda la persona.

Así que los grandes jefes son capaces de dar un paso atrás, dejar de lado un error, y pensar en seguir capacitando al empleado. Perdonar puede ser divino, pero olvidar puede ser aún más divino.

Lee también: 10 cosas que los jefes extraordinarios ofrecen a sus empleados

2. Transforman los objetivos de la empresa en objetivos personales de sus empleados

Los grandes jefes inspiran a sus empleados a que alcancen los objetivos de la empresa; es decir, que sean parte de ella . Ya sea que reciben desarrollo profesional, una oportunidad para crecer, la oportunidad de brillar, los empleados se sienten comprometidos con la compañía.

3. Ven más allá de la acción que entender la motivación

A veces los empleados cometen errores o simplemente hacen las cosas mal. A veces se hacen cargo de los proyectos o funciones sin la aprobación o ignoran objetivos de la empresa en la búsqueda de metas personales.

Cuando eso sucede, es fácil suponer que no se les escucha o no se les importa. Pero casi siempre hay una razón más profunda: se sienten sofocados; sienten que no tienen control, que se sienten marginados o frustrados . Así que un gran jefe buscará hallar soluciones a los problemas subyacentes para lograr una mejor empatia con ellos.

4. Apoyan sin buscar crédito

Un cliente está molesto. Un vendedor se siente estafado. Un compañero de trabajo se siente frustrado. Cualquiera que sea la situación los buenos jefes apoyan a sus empleados. Ellos saben que para hacer lo contrario socava la credibilidad del empleado y, posiblemente, la autoridad.

5. Toman pocas decisiones públicas

Cuando una decisión tiene que ser tomada la mayoría de las veces la mejor persona para tomar esa decisión no es el jefe; sino el empleado que conoce más el tema. La rapidez de decisión es una cualidad de un buen jefe quien decidirá si aquella persona es adecuada para tomar una decisión y luego decidir quién es la persona adecuada.

6. No ven el control como una recompensa

Mucha gente quiere desesperadamente ser el jefe para que finalmente puedan sentirse superiores. Pero el jefe excepcional no se preocupa por el control. Así que no es visto como alguien que ejerce el control. Y eso es genial, porque solamente debe ser visto como una persona que ayuda.

buen jefe

7. Permiten que los empleados aprendan sus propias lecciones

Un gran jefe debe interrogar a un empleado, como si fuera un padre hablando con su hijo : un momento de aprendizaje para una lección aprendida.

Por ello que los buenos líderes no regaña ni son autoritarios; trabajan junto a los empleados para averiguar lo que pasó y qué se puede para corregir el error. Ayudan a encontrar una mejor manera, no una forma disciplinaria.

Te puede interesar: El secreto del éxito de estos jefes de empresa que marcaron su época

8. Dejan que los empleados expresen sus ideas

Son muchos los empleados comprometidos con la empresa que por su propia experiencia laboral cuentan con buenas ideas que mejorará la productividad y el proceso. De tal forma que el gran jefe debe ver el potencial de sus empleados y encontrar maneras para que ellos expresen sus ideas.

9. Siempre van a a casa sintiendo que podrían haber hecho mejor

El liderazgo es como una mezcla heterogénea de inseguridad. Los jefes se preocupan por los empleados, clientes y resultados. Es por eso que los mejores líderes se van a casa cada día sintiendo que podrían haber hecho las cosas un poco mejor.

Ellos desearían haber tratado a los empleados con un poco más de sensibilidad o empatía. Lo más importante es que siempre regresan a sus hogares sintiendo que podían haber hecho más para cumplir con la confianza de sus empleados que depositan en ellos.

En tu caso, ¿qué cosas excepcionales ha hecho tu jefe por tí?

Mira este video: ¿Qué cualidades debe tener un buen jefe?

Vía: Inc.com
Foto: psicologosorganizacionales.net

Artículos Relacionados

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion