Año nuevo, ¿trabajo nuevo?

imagen_calendario_con_cara_feliz

imagen_calendario_con_cara_feliz

Estamos muy cerca del fin del año y comenzamos a trazarnos nuevos objetivos y sueños a cumplir. Paralelamente analizamos que se logró y lo que no se pudo concretar.

Al comenzar el nuevo año, muchos reflexionaran sobre los cambios que se deben de realizar en materia económica, como los horarios de trabajo, oportunidad de desarrollo, línea de carrera que desean seguir, entre otras cosas

Para algunos la motivación que moverá el 2014 será encontrar empleo, o simplemente cambiar el actual. Trabajando.com realizo una encuesta en octubre de este año a más de 2,000 peruanos, el 70% señalo no sentirse feliz con su trabajo.  Para muchos es ahora donde se evaluara seriamente su situación y buscara un nuevo trabajo que le permita aumentar su satisfacción personal y laboral.

Antes de tomar la decisión de buscar o cambiar de trabajo, se deben de tomar en cuenta algunas pautas para plantearse si año nuevo debe ser sinónimo de un trabajo nuevo

Cambiar de empleo

Si crees que ya es momento de cambiar de aires, de desafíos, lo primero que se debe de tomar en cuenta en la razón por la que se toma esta decisión, si bien en la mayoría de casos esto resulta beneficio, porque podrían mejorar las condiciones, es necesarios autoexaminarse y saber que otros factores motivan esta decisión, por ejemplo, aspectos como el ambiente laboral, horarios, bonos, beneficios de salud, desarrollo profesional, entre otros.

Muchas veces las razones para tomar esta decisión resulta ser por conflictos personales, ya sea entre la jefatura o compañeros de trabajo, es muy importante primero analizar si esta clase de problemas se podría arreglar conversandolo con la persona indicada.

La experiencia indica que es mucho más fácil encontrar trabajo cuando aún estas en uno, porque sigues adquiriendo experiencia y actualizando tu curriculum vitae, es importante tener en cuenta lo arriesgado que es dejar un puesto trabajo estable sin tener nada como segunda opción segura.

En contra parte, hay aspectos que respaldan una decisión de tan gran envergadura, por ejemplo, la incapacidad para desarrollarte profesionalmente, el que no se respeten ciertos acuerdos de contrato como horarios, honorarios, entre otros factores.

Además, existen ocasiones en las que las tareas que realizamos ya no causan ningún interés o se aleja mucho de los que se estudió. En esos casos es mejor evaluar los pro y pensar en buscar un trabajo que nos haga sentir felices con lo que hacemos.

Vía: www.elmundo.com.ve

Artículos Relacionados

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion