Aprende a reducir costos en las pymes

En las empresas chicas, el desvío de rentabilidad o altos costos se debe a la falta de formalización de los procesos del negocio, los cuales no se limitan únicamente a los procedimientos del área de producción, señala Bruno Blackmore Sánchez, gerente de Investigación de Fraudes de la firma de consultoría Ernst & Young.

“Para reducir los gastos es importante analizar los procesos de diferentes áreas y estar abiertos a perfeccionarlos, porque siempre hay alternativas para mejorar”, añadió.

Blackmore, de Ernst & Young, asegura que las salidas fáciles a los problemas no sirven, “como recortar personal, que es una medida que puede afectar a tus ingresos no en el corto plazo, sino en el mediano a través de una baja en la calidad en el servicio”.

Antes de recortar un gasto es necesario hacer un análisis integral. “No se trata de una reingeniería de procesos, simplemente de hacer pequeñas modificaciones en las prácticas y costumbres para reducir costos en áreas estratégicas de la operación”, finaliza Sylvia Perales, directora de Operaciones de Expense Reduction Analysts México (ERA México) y especialista en el manejo de gastos operativos.

Típicos errores
-Ver al mercado como el único factor que afecta la rentabilidad de tu negocio, sin tomar en cuenta razones internas.
-No reconocer que toda empresa puede mejorar y hacer más eficientes sus procesos.
-No poner atención a los gastos de operación y considerarlos a todos como necesarios e imposibles de reducir.
-Hacer de algunos gastos y compras leyes no escritas y no debatibles para su modificación.

Tips para economizar
-Realiza compras mensuales (o anuales) al mayoreo. Esto evitará desvíos de recursos diaria o semanalmente a través de la caja chica.
-Afíliate a algún club de precios para economizar.

-Recuerda que si compras a escala puedes obtener mejores ofertas.
-Inscríbete en un sistema de intercambio empresarial, en donde puedas pagar en especie algunos productos y servicios que tu negocio utilice como insumos de operación.
-Aprovecha los espacios dentro de tu empresa, negocio u oficina, siempre y cuando los empleados no se encuentren incómodos.
-Analiza la posibilidad de adquirir o renovar maquinaria, vehículos o equipo de cómputo por medio de arrendamiento.

Fuente: Alto Nivel

Artículos Relacionados

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion