Busque nuevos negocios en los mercados más dinámicos

En mercados cada vez más competitivos, los funcionarios de las empresas han tenido éxito vendiendo en el extranjero. A menudo dicen que una de las claves para su éxito es el viajar frecuentemente a los mercados de destino.

Los viajes de negocios a otros países le permiten localizar y cultivar nuevos clientes, mejorar la relación y comunicación con representantes y socios en el extranjero. Las siguientes sugerencias pueden ayudarle a su preparación para un viaje de negocios.

Debe tener presente que en las cosas más pequeñas (como olvidarse de revisar los feriados en el otro país o negarse a obtener la ayuda de un traductor) pueden costar tiempo, oportunidad y dinero. Una empresa debe obtener el máximo valor por el tiempo que invierte en el extranjero.

Un buen itinerario ayuda que el viajero haga el mejor uso posible de su tiempo en el extranjero. Aunque el tiempo de viaje es caro, debe tenerse cuidado de no sobrecargar la agenda.

Dos o tres citas definidas, confirmadas con anterioridad y bien distribuidas en el día, son más productivas y agradables que una agenda cargada que obligue a la persona de negocios a correr de una reunión a otra antes de que el negocio realmente se concluya. Si es posible, se debe planear un día extra de descanso antes de las citas programadas y así recuperarse del desfase en horario por el viaje.

Metas
Los siguientes consejos deben mantenerse en mente: Los planes de viaje deben reflejar lo que la empresa espera alcanzar. El empresario no debe perder de vista los propósitos del viaje por negocios que realizará.

El viajero debe obtener, tanto como le sea factible y antes de iniciar el viaje, nombres de posibles contactos, reservar citas, revisar programaciones de transporte, entre otros. Recuerde que las citas importantes deben confirmarse antes de que el empresario salga de su país.

Como regla general, las personas de negocios deben mantener su agenda lo suficientemente flexible para considerar problemas no esperados (como retrasos en el transporte) y situaciones inesperadas. Por ejemplo, aceptar una invitación a un almuerzo no programado de un cliente potencial, no necesariamente debe hacer que se pierda la siguiente cita programada.

Fuente: El Peruano

Artículos Relacionados

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.