Chinos y mexicanos los primeros en tener estrés laboral

Los empleados mexicanos ocupan el segundo lugar a nivel mundial con mayor índice de estrés laboral, únicamente superados por los trabajadores chinos, quienes ocupan el primer lugar.
De acuerdo con datos de Alfredo Whley Sánchez, especialista del Instituto Nacional de Psiquiatría (INP), entre el 30 y 40% de los empleados mexicanos sufren de estrés laboral. Los hombres y jóvenes son los más proclives a padecer estrés.

La afección es una reacción natural del organismo a estímulos externos a los que cotidianamente estamos expuestos, por lo cual determinar cuál es el detonante del estrés es difícil.

En el ambiente laboral se han identificado como causa de estrés: la falta de indicaciones y de estabilidad, la excesiva carga de trabajo, los recortes de personal, las presiones financieras, del sindicato, de los empleados y la rotación de turnos, entre otros.

También se puede catalogar como factores externos al trabajo, a los económicos, ambientales, sociales como violencia, delincuencia, tránsito, problemas de pareja o familiares, y en general la vida moderna.

Suscríbete a nuestro boletín informativo




Las principales consecuencias del estrés son los trastornos psiquiátricos, por ejemplo, ansiedad, depresión, también se vincula al consumo del alcohol y marihuana, y puede causar hipertensión, diabetes, obesidad y problemas de índole cardiaco.

Identifica el estrés laboral

El también llamado síndrome de Burnout se puede identificar cuando se presentan estos signos:

Signos Fisiológicos: agotamiento físico, fatiga, resfrios a repetición, alteraciones del apetito, contracturas musculares dolorosas, cefaleas, hipertensión arterial, disfunciones sexuales, insomnio, trastornos gastrointestinales, dislipemias, hiperglucemia, arritmias cardiacas.

Signos Psicológicos: irritabilidad, ansiedad, rasgos depresivos, labilidad emocional, tristeza y desesperanza, actitudes rígidas e inflexibles, sentimientos de frustración laboral y despersonalización.

Signos Conductuales:
expresiones de hostilidad, conductas impulsivas, incapacidad de concentrarse en el trabajo, contacto mínimo con las personas, aumento de las relaciones conflictivas, llegada tarde y salidas anticipadas, aumento del ausentismo, actitud cínica y aumento del consumo de café, cigarrillos, alcohol, psicofármacos y drogas.

Controla el… estrés, que no te controle

Por principio debemos aclarar que el estrés nos acompañara cada día de nuestra vida, por lo cual debemos aprender a controlarlo, hacerlo es más sencillo de lo que parece, a continuación te presentamos sencillos pasos para hacerlo.

Planifica tu día: saber que harás cada día de la semana te ayuda a mantener el control y saber en qué ocuparas tu tiempo, con lo que mantendrás el foco en la oficina o fuera de ella.

Marca tus metas: no intentes escalar el Everest, logra metas que puedas alcanzar, así podrás disfrutar de triunfos importantes y no de grandes decepciones. Desde llegar temprano a la oficina, hasta entregar a tiempo el proyecto son metas que se pueden lograr.

Relájate: aunque parezca imposible date cinco minutos para hacer ejercicios respiratorios con los que puedas tranquilizarte cuando sientas que ya no puedes con la carga de trabajo.

Ejercítate: antes de llegar a la oficina realiza una actividad física, todo es tan simple como salir a correr unos cuantos kilómetros en un parque o club deportivo, hacerlo te ayudará a terminar tu día.

Descansa: en la medida de lo posible no lleves trabajo a casa y menos los fines de semana, son días que debes usar para visitar a la familia, caminar, ir a un museo o ver una película, además de dormir bien.

Fuente: Alto Nivel

comments

Autor entrada:

Deja un comentario