Cinco infaltables para las MiPymes

La crisis ha puesto fin a la operación de un gran número de negocios, y otros tantos están con la soga al cuello, ¿Cómo hacer que una micro, pequeña o mediana empresa (MiPyme) subsista en una economía incierta? La respuesta es tener un plan que incluya tres pasos: ajustar, diversificar y ahorrar.

Contrario a lo que pudiera pensarse, cada dos de 10 empresas ha mejorado su competitividad durante el periodo económico turbulento que se vive, de acuerdo con un estudio de la consultora Improven, especializada en gestión de crisis y reorganización.

“Los dueños de las Pymes que toman pequeños y fuertes pasos, en lugar de hacer inversiones grandes o riesgosas de una sola vez, quieren estar más protegidos financieramente si se les presenta una baja”, indica la directora general de Regus México, Mónica Cati Cerda.

Sin embargo, no siempre están preparados. Hay herramientas que parecen muy básicas, pero que a veces los pequeños negocios no tienen desarrolladas, como contar con un plan de capacitación que enseñe a los empleados a hacer más eficientes sus recursos en estas épocas, dice el coordinador del Programa Emprendedores de la Facultad de Contaduría y Administración de la UNAM, Francisco Martínez.

Un ejemplo claro de lo que pueden enfrentar es la disminución en el consumo de su producto o servicio, dice el especialista. Entonces, hay que analizar muy bien su mercado y hacer un seguimiento fiel para ajustar la oferta al nuevo nivel de demanda y las características de quien te sigue consumiendo.

En opinión de Cerda, una medida que está creciendo entre las organizaciones es la renta de una oficina física o virtual, porque eso ayuda a reducir costos hasta en un 80% los gastos, aumentar la productividad del personal (por el manejo de sus horarios) y tener más flexibilidad a los cambios del mercado.

5 que sí funcionan

No es una leyenda urbana que en tiempos volátiles hay oportunidades. Existen, y lo mejor es anticiparse para prevenir los efectos de una mala racha financiera. Aquí algunas sugerencias realizadas por la empresa Regus:

1. ¿Negocios desde casa? La falta de espacio, el bebé llorando o los perros ladrando hacen que trabajar desde el hogar pueda convertirse en un ejercicio de frustración. Es tiempo para hacer cambios, pero eso no significa salir corriendo a rentar un lugar. Se puede considerar el modelo de oficinas de medio o tiempo completo acondicionadas en centros de negocios. Son alternativas menos costosas, tomando en cuenta que ya vienen amuebladas y equipadas.

2 Ahorros de espacio. Si necesitas un espacio para juntas a fin de lucir profesional ante un cliente, puedes optar por rentar, por hora, centros de negocios. La opción de reservar una sala en un corporativo bien ubicado, con soporte técnico y administrativo, puede ser más económico que comer o hasta pagar un espacio para conferencias en un hotel.

3 Sólo el personal necesario. Si necesitas un asistente que conteste los teléfonos y revise correos, piénsalos dos veces antes de contratar a un empleado de tiempo completo, considerando los costos de salario. Puede ser más barato un esquema de oficina virtual, a través del cual se te asigna un número telefónico, dirección fiscal y hasta un asistente que responde las llamadas bajo el nombre de tu negocio.

4 ¿Nuevos mercados a la vista? En caso de que la situación económica no te permita costear, por el momento, un viaje de negocios para darle seguimiento a un cliente, puedes rentar una sala de videoconferencias por hora. “Está comprobado que el uso de las comunicaciones de vídeo puede ser hasta un 75% más barato que salir de viaje”, según un análisis del proveedor de soluciones para lugares de trabajo, Regus.

5 Creatividad en red. Es indispensable para encontrar o reforzar clientes y contactos, además de permitirte un nivel diferente de interacción. Por ejemplo, en tu sitio de Internet (y si aún no cuentas con él, hay que considerarlo) puedes trabajar encuestas para conocer la opinión de tus clientes sobre un cambio de imagen, un descuento, una nueva línea de producto, entre otros temas. No olvides añadir en tu página tu link hacia una red social, donde puedas armar grupos que reciban novedades de los servicios que ofertas.

Y en términos del producto o servicio:

– Ajusta tu oferta. Si el consumo cae es un momento “más que adecuado” para evaluar quién compra en tu negocio y cómo responder mejor a sus necesidades; después de todo: está eligiendo tu producto o servicio por sobre otros en el mercado. Analiza, también, si el momento de hacer cambios en el volumen de cierto producto o si requieres agregar otro plus a tus servicios.

– Diversifica. Si como Pyme estás viviendo una crisis financiera, piensa en alternativas para modificar o complementar tu giro de negocios. Para este paso puedes pedir el apoyo de especialistas en el tema que te ayuden a definir qué nueva ruta comercial puede seguir el negocio; la contratación de esa fuente experta se puede hacer por outsourcing.

*Ivonne Vargas

Fuente: CNN Expansión

Artículos Relacionados

comments

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion