Cómo contratar al mejor personal, según el genio de los RRHH de LinkedIn

Steve Cadigan es el genio detrás de las contrataciones de empresas que comenzó a hacerse famoso cuando revolucionó la adquisición de talento y la cultura laboral en LinkedIn. Esta es su historia.

Steve Cadigan aún recuerda el día de su primera entrevista de la Universidad Wesleyana de Connecticut (Estados Unidos), donde estudiaba Historia, cuando unas cuantas compañías acudieron al campus en busca de talento entre los estudiantes.

La primera empresa con la que tuvo ocasión de hablar fue Ford. Recuerda que se compró un traje arreglado para la entrevista para poder impresionar al entrevistador además de invertir dinero en confeccionar un CV bonito e imprimirlo en una copistería, porque esto fue antes de la creación de las impresoras personales que existen hoy.

Hasta que fue dos años después de dejar la facultad cuando descubrió su pasión por los recursos humanos. “Fui afortunado de darme cuenta pronto en mi carrera de que me encanta ayudar a que las organizaciones ganen. Siempre me gustaron los deportes y jugar en equipo, y cuando descubrí que había una profesión que se centraba en construir equipos y ayudarles me emocioné”, recuerda.

Sus inicios

Aunque la trayectoria de Cadigan es larga y está plagada de éxitos, fue en LinkedIn donde afianzó su fama como genio de la selección de personal. Como vicepresidente de Talento entre 2009 y 2012, ayudó a convertir la empresa, que a su llegada era una firma de 400 empleados, en el gigante en potencia con más de 2.000 empleados que salió a bolsa en 2011.

Durante su época en la red social de contactos profesionales, y bajo su batuta, la empresa definió su cultura laboral y aprendió a contratar. “Mi papel fue el de conductor. En los primeros tiempos teníamos problemas para contratar a gente y no estábamos seguros de por qué. Con el tiempo nos dimos cuenta de que la única forma para contratar a gente genial era transformarnos en un lugar donde gente genial quisiera trabajar, y eso significaba que necesitábamos comprometernos a ser el mejor lugar en el que hubieran trabajado”, asegura.

Así que Cadigan se puso manos a la obra y se esforzó por completar esa misión haciendo muchas preguntas a sus empleados y convirtiendo el desarrollo del trabajador en los más importante donde se enfocó en el avance de sus carreras como prioridad número uno. Además, el experto en recursos humanos empleó mucho tiempo en abrir canales de comunicación entre todas las partes de la compañía.

Te puede impresionar: Mark Zuckerberg revela cuál es su regla de oro para contratar personal

Según este experto en Recursos Humanos, el proceso que capitaneó en LinkedIn se puede extrapolar a otras empresas. “Contratar en LinkedIn consistía en encontrar el mejor talento que encajase en nuestra cultura. Y pusimos una gran cantidad de tiempo y de recursos en este proceso. Para saber si alguien es el adecuado hace falta que primero sepas cuál es tu cultura laboral y eso puede llevar algo de tiempo”, añade.

De esta forma, según Cadigan, es imprescindible definir cuál es la personalidad de una organización. Hecho eso, es sencillo encontrar a gente que encaje con ella.

Asesorando en las Grandes Ligas

Ahora, desde Cadigan Talent Ventures, Steve sigue haciendo del talento humano su profesión y asesora a grandes compañías como Google, Airbnb o Twitter para que encuentren a los empleados perfectos.

Además, Cadigan explica que las habilidades comunicativas se han convertido en un imprescindible para las empresas, que también buscan candidatos con una buena red de contactos. “Las organizaciones se están dando cuenta de que la calidad de la red contactos de un empleado es realmente importante, especialmente si estás creciendo o en un mercado muy competitivo. Los empleados con grandes redes tienen a más gente que les puede ayudar con nuevos retos y obstáculos”, agrega.

Otra de las herramientas a tener en cuenta, según el experto, son las redes sociales, que han dado una nueva dimensión de poder a los empleados. “Si tu compañía trata mal a los empleados, si tiene malas prácticas de liderazgo, los empleados de la organización pueden contárselo al mundo, y eso impacta en la compañía”, advierte.

Cadigan cita como ejemplo el caso de Uber y Susan Fowler, una empleada que hizo pública a través de internet su terrible experiencia en la empresa de movilidad. Ese ‘post’ fue seguido de una gran indignación pública que hizo a que la junta de Uber tuviera que contratar a un antiguo Fiscal General para llevar a cabo una investigación. Esto acabó con el CEO siendo despedido.

Vía: eldiario.es

Lee también: CURSOS GRATUITOS DE DESARROLLO PERSONAL

Artículos Relacionados

comments