¿Cómo convertir un empleado común en uno de éxito?

empleados-exito

El desempeño de un empleado puede ser beneficioso para nuestra empresa si sabemos manejarlo adecuadamente con el poder de la mente.

Las personas que están a nuestro cargo actúan según la actitud que nosotros tengamos frente a ellos. Cuando su empresa pase por una difícil situación y usted transmita preocupación aduciendo que el conflicto será inevitable; como es el jefe, todos le creerán. Así sus empleados estarán programados para dar batalla y se enfrentarán a todas las situaciones con hostilidad, presión y estrés.

Por el contrario, si se les dice “esta situación será resuelta fácil y pacíficamente” se transmitirá tranquilidad al equipo para que actúen calmada y racionalmente. Otra vez, le creerán y la acción adecuada seguirá a la creencia. Así es el poder de la mente.

En el libro “Get Anyone to Do Anything” (Consiga que cualquier persona haga cualquier cosa),su autor David Lieberman cita un estudio sobre el “poderoso papel de las expectativas, donde señala que a los trabajadores de las líneas de montaje a quienes se les dijo que el trabajo era complejo y difícil rindieron menos eficazmente en la misma tarea que a los que se les dijo que era fácil y simple”.

Al buscar nuevos talentos

Los empresarios suelen dramatizar el trabajo requerido para la contratación de los nuevos empleados. Si alguna vez hemos hecho un ‘pequeño sacrificio’ en la oficina, posiblemente de manera inconsciente queremos que al contratar a alguien sientan nuestro dolor.

Acostumbramos a decir frases, tales como, “No va a ser fácil, pero…” o “Tendrá que hacer sacrificios y trabajar largas horas, pero…” Los programamos para un reto y obviamente el trabajo no es fácil y muy pronto sus empleados terminarán sufriendo de los mismos problemas de balance entre vida laboral y personal que usted experimentó cuando fundó la empresa.

En conclusión, si usted desea tener un empleado de éxito, en lugar de predecir y transmitir dificultad, estrés y tensión, fije expectativas positivas para ellos.

Vía: Wall Street Journal

Deja un comentario