Cómo hacer negocios con un jeque y ganar dinero

Un empresario acostumbrado al trato con algunas de las figuras más importantes del mundo musulmán explica qué se debe hacer si se quiere salir bien parado en una mesa de negocios.

Muchos empresarios del mundo estuvieron a punto de cerrar un contrato millonario con los jeques o líderes políticos, pero algunos de ellos no supieron exactamente qué decir, qué hacer, o cómo comportarse.

Es una situación muy común, pero Jamal Satli Iglesias, presidente de BlueBay y de madre asturiana y padre sirio, tiene la clave para saber qué hacer bajo estas circunstancias. Y esto porque  el residente en Dubái mantiene actualmente lazos con muchos empresarios y jeques de Oriente Medio, por lo que nadie mejor que él para enseñarnos a tratar con el poder financiero emergente.

Suscríbete a nuestro boletín informativo


En primer lugar, hay que tener en cuenta que hay jeques de diferentes categorías y estatus. Son personas nobles, leales y de familias muy respetables. En general, a pesar de lo que les pueda rodear, en el trato personal y profesional son más sencillos y cercanos de lo que pensamos”, señala Satli.

Asegura también que el principal error que cometen los españoles a la hora de afrontar un trato con una de estas personas es el prejuicio de tratarlos como meros aficionados y rodeados de lujo. Por el contrario, aunque a su alrededor hay muchos filtros, esta imagen no corresponde con la realidad.

Cómo negociar con un jeque

Por eso si se desea llegar al jeque, se debe confiar en el equipo que lo rodea tanto como en él. “Debemos tratar con ellos como si fuese el propio jeque. No suelen tratar los acuerdos personalmente, sino que lo dejan en mano de los profesionales que tienen alrededor, que son los que llevan el tema hasta el final, de tal forma que son la puerta de acceso al jeque”, asegura.

Te puede interesar: Qué hacer para lograr una comida de negocios exitosa

Otro de los consejos de Satli es recordar siempre esta frase: “Lealtad, sinceridad y humildad” , que son las tres características de las que se debe hacer gala si se quiere ganar la confianza de un príncipe árabe. Sin embargo, no es fácil que confíen por completo y rápidamente. Se trata de un proceso que lleva tiempo (muchos años) para demostrar que de verdad se cumple con todo lo prometido.

“Eso sí, un príncipe árabe es una persona con mucha lealtad, por lo que una vez que consigues su confianza la tendrás de por vida. Y en cuanto a la barrera idiomática, siempre difícil de sortear, hablar su idioma facilita mucho las cosas, pero la mayoría de ellos domina el inglés y, muchos, el francés. Además, los más jóvenes suelen ser bilingües”, señala.

Es probable que el negociador se sienta agarrotado e inmovilizado ante unas costumbres que le pueden resultar extrañas. Pero,  ¿cómo debemos comportarnos, por lo tanto? Muy sencillo: a través de la máxima “no hagas a los demás lo que no te gustarían que te hiciesen a ti mismo”.

Y esto porque el tema cultural y religioso estará intrínsicamente envuelto en una ronda de negocios y, por ende, se deben respetar sus costumbres. Entonces, si se quiere caer bien y mantener buenas relaciones en el largo plazo, el conocimiento y respeto hacia su cultura es muy importante.

“A un jeque siempre la agradará saber que conoces la historia, las costumbres del país, su religión. ¿Un buen tema de conversación si nos quedamos sin saber qué decir? El fútbol, que como sabemos, ha pasado a formar parte de sus carteras de inversiones. Y es que la política y el fútbol forman parte de las conversaciones más habituales”, asegura finalmente Satli.

Vía: elconfidencial.com

Lee también: CURSOS GRATUITOS DE DESARROLLO PERSONAL

Artículos Relacionados

comments