Cómo manejar el problema de la decidefobia

Una buena toma de decisiones permite vivir mejor, da control sobre la vida propia y el ámbito laboral, aleja de frustraciones que se dan cuando no decides, y te convierte en participante activo de la vida de la empresa.

Por el contrario, elegir se vuelve complicado cuando nuestras emociones son inestables, cuando tenemos estrés, angustia o depresión, o incluso en los momentos de crisis. Existen muchas razones por las que una persona puede desarrollar esta fobia. Según el filósofo Walter Kauffman puede deberse a un miedo a la responsabilidad que implica elegir una opción y descartar las otras, el temor a las consecuencias o simplemente una aversión personal a la confrontación.

E Magister recomienda los siguientes pasos para empezar a tomar decisiones concretas y así ganar control personal:

1. Toma la primera decisión y no te detengas

2. Decidir implica poner orden mental, involucra la resolución de problemas. Busca la solución de los problemas, pero no te enfrasques en las cuestiones triviales que nada sirven para solucionar la cuestión.

3. Decídete a cambiar si te sientes insatisfecho con tu vida.  

4. Sé optimista.

5. No actuar ni demasiado prudente, ni demasiado confiado al decidir.

6. No delegues tus decisiones  ni hagas que otros las tomen por ti.

7. No te rindas ante ninguna adversidad.

8. Decide lo que quieres para ti; evita dejarte llevar por el “qué dirán”.

9. Recuerda que generalmente las respuestas a los problemas están en las cosas lógicas y sencillas (Regla de Occam).

10. Actúa, no esperes a que los cambios se den por si mismos.

Fuente: Alto nivel.com.mx

Artículos Relacionados

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.