Cómo manipular a un jefe incoherente en tu entorno de trabajo

mal jefe

Por lo general, son muchos los empleados que están preocupados ya que no entienden algunas de las decisiones del jefe. No saber qué quiere realmente por un cambio de opinión continuo se puede convertir en la peor de las pesadillas de un equipo, esto es un exceso de incoherencia que puede crear incertidumbre, caos e inseguridad para llevar a cabo un trabajo.

Ignacio Álvarez de Mon, profesor de IEBusiness School dice que la incongruencia de tu jefe puede ser el mejor aliciente para reforzar tu autoestima. Por eso debes aprender a manejarla, ya que el antídoto contra la inseguridad es la consistencia.

Por ello, es recomendable que el empleado refuerza su autoestima y la coherencia en su actividad laboral como las claves para gestionar a un responsable de equipo que cambia de opinión continuamente. A continuación vemos algunas claves para tener en cuenta:

1. Serenidad

En estas situaciones se debe adoptar una coherencia serena ya que lo peor que puedes hacer es ofender a los demás con una conducta rigurosa, dejando en evidencia el déficit de tu jefe. Hay que tratar de convencer de que ni la incoherencia ni la rigurosidad llevados a un extremo son beneficiosos.

2. Empatía

En este caso, antes de cuestionar la congruencia de ciertas acciones de un mando, es conveniente que los colaboradores empatizen con él, que se pongan en su lugar e indaguen los motivos que provocan ciertas conductas. Esto es el comienzo para afrontar el problema y evitar males mayores.

3. Anticipación

Trata de anticiparte a posibles dudas futuras en las expectativas del jefe en el desarrollo de un proyecto. Se debe reformular de nuevo las ideas para cerciorarse de que realmente es el objetivo que persigue con una iniciativa en curso. Es una actitud preventiva que, a veces, funciona y evita trabajar en vano.

4. Influencia

Es importante identificar a esas personas que influyen en las decisiones del jefe, pedirles su opinión sobre un futuro cambio de criterio o convertirles en aliados son buenas opciones. Antes de ponerse manos a la obra, se cuenta con otro punto de vista y con el mejor compañero para cumplir las expectativas y reducir el margen de error.

5. Rutinas defensivas

Es malo cuestionar y criticar la actitud del jefe  de una manera conflictiva ya que no lleva a ningún lado. Se crea una espiral en la que ninguna de las partes es consciente del origen del problema. Es mejor poner en evidencia su mecanismo y tomar conciencia de sus efectos nocivos.

6. Cohesión

No debemos buscar pelear contra la incongruencia ya que esto cohesiona a un equipo, no es saludable. Un grupo muy unido es un auténtico polvorín. Anticiparse es la mejor vía para gestionar bien la incoherencia del jefe.

En el siguiente vídeo  Roberto Klinar, gerente de Recursos Humanos del Grupo BBVA, da su punto de vista y remarca que la relación entre el jefes y el empleado es tan importante para el logro de objetivos.

Cuentanos tu experiencia en estos casos ¿Qué medidas tomas para enfrentar a un jefe incoherente en tu trabajo?

Vía: Expansión

Artículos Relacionados

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion