¿Cómo se forman los talentos peruanos que demandará la economía digital?

Universidades y colegios ya vienen aplicando nuevas tecnologías que se dan fundamentalmente en la transformación digital de sus procesos internos de enseñanza.

La “invasión” de la tecnología en todos los aspectos de la sociedad, incluido el ámbito laboral, es un punto de no retorno, por lo que también debe tener cada vez mayor presencia en el aula.

Así lo señalan los expertos detrás del Horizon Report 2017 de la Unión Europea: para el 2020 habrá más de 750,000 puestos de trabajo en  Tecnología de la Información (TI) sin solicitantes calificados en sus países miembros.

Otro dato: de acuerdo con el Foro Económico Mundial, el 65% de los niños hoy crecerá y trabajará en empleos que no han sido creados ahora, pero casi el 50% del conocimiento que los estudiantes adquieren durante el primer semestre de una carrera técnica estará desfasado para cuando se gradúen.

En ese sentido, Singapur lleva la delantera en la carrera por desarrollar habilidades tecnológicas en su población económicamente activa. En el 2015 creó el portal Skills Future con cursos y programas de entrenamiento en marketing digital, data analytics y social media. Dos millones de personas habían llevado estos cursos a un año de la puesta en marcha de este programa.

Lo cierto es que en varios centros de enseñanza en el Perú, los avances giran en torno a la adopción de nuevas tecnologías que se dan fundamentalmente en la transformación digital de los procesos internos de los centros de enseñanza. Estos cambios se centran en usar la analítica de la data que deja la interacción de los alumnos en las aulas virtuales, así como la automatización de los procesos para una mejor gestión pedagógica.

En la ISIL

En este sentido, las aulas virtuales son un recurso pedagógico que permite al estudiante acceder a diversos contenidos que faciliten el aprendizaje autónomo. Sin embargo, en la mayoría de casos se convierte en el archivo digital de diapositivas de Power Point de los docentes, que no pocos alumnos se animan a leer, según Francisco Tafur, gerente de operaciones en el Instituto San Ignacio de Loyola (ISIL)

Por ello, desde hace tres años, el área de Innovación Educativa de ISIL, que tiene a cargo Tafur, elabora los materiales de cada curso buscando que éstos sean vistosos, dinámicos y que se alineen con el uso de la tecnología con la que los alumnos interactúan día a día.

Allí, las clases virtuales tienen videos muy cortos porque si se pone algo muy extenso, el alumno lo deja de ver. “De alguna forma tratamos de que el material imite el estilo de los contenidos que ellos ven en las redes sociales y que tienen contenido atractivo, como los videos Playground o las infografías de Pictoline, por dar algunos ejemplos”, explica.

En este proceso de creación participan, además de los profesores que aportan los conocimientos temáticos de cada materia, pedagogos, diseñadores instruccionales, comunicadores y diseñadores gráficos. “Más allá de las nuevas tecnologías para aulas virtuales, lo importante es el contenido, y en eso nos preocupamos por innovar constantemente”, finaliza Tafur.

Te puede interesar: Estas son las 10 universidades más innovadoras de Europa, según Reuters

En la UPC

Por otra parte en la Universidad Peruana de Ciencias Aplicadas, cada alumno en sus interacciones está registrando datos de su vida en la universidad o colegio, así como de su proceso aprendizaje. De tal modo que con las herramientas de learning analytics, que recién han comenzado a madurar en la oferta comercial, toda esta información puede ser procesada como patrón, tendencia o de manera individual.

Así lo señala, Jorge Bossio, director del área de aprendizaje digital y online de la UPC y que agrega que de manera individual permite que el docente replantee su estrategia de enseñanza con cada alumno, según sus propias habilidades e intereses.

Otra tendencia en la educación es la implementación de una nueva generación de Learning Management System (LMS), como se denomina a los programas que administran, conectan y controlan las actividades de formación de una institución.

Por eso que a UPC espera implementar su LMS este año, en el que se incluirá la gestión de su sistema de bibliotecas, a la que denominan Alma, para conectarla con los recursos de los syllabus y el diseño del aula virtual. Se busca que Alma alimente directamente el aula virtual con el contenido que cada alumno requiera. Esto, a decir de Bossio, tiene por objetivo la personalización de la educación.

También en colegios

Esta transformación tecnológica educativa también se está dando en los colegios para digitalizar los procesos de matrícula y pagos. Por ejemplo, Innova Schools emprendió este cambio el año pasado, que permite que la matrícula sea online y el pago en un banco, con lo cual ya nadie tiene que acercarse al colegio. Ahora el reto es hacer que este proceso sea a través de una app y el pago online.

Y como señala Aurelia Alvarado, directora de innovación de Innova Schools, ya se ha digitalizado la comunicación con los padres, pasando del clásico cuaderno de control a una plataforma web, que permite una mayor interacción y seguimiento del progreso de los estudiantes, ya que se puede colocar no sólo las notas, sino también las tareas, los boletines, las circulares, las fotos y el calendario de eventos. Lo que está pendiente es la digitalización de las citas con los docentes y directores.

Por lo pronto, Innova Schools tiene interés en incluir la realidad virtual y la realidad aumentada en las aulas, por lo que mantienen conversaciones con proveedores internacionales y han visitado ferias educativas para explorar sus beneficios y los kits que mejor se adapten a su metodología de enseñanza que desde hace tres años ha abrazado el uso de la laptop y la tablet en el aula para impulsar el aprendizaje autónomo.

Vía: Semana Económica

Lee también: CURSOS GRATUITOS DE DESARROLLO PERSONAL

Artículos Relacionados