Cómo un programador pasó de tener 2 dólares a ganar un millón de dólares en 5 años

Algunos de los más ricos del mundo comenzaron desde abajo y construyeron su propia riqueza; Grant Sabatier es uno de estos ejemplos de perseverancia en los negocios.

Esta es la historia de un joven millonario que empezó con una cuenta de ahorros casi en cero, pero que gracias a no rendirse, con su esfuerzo y su trabajo duro ha llegado hasta la cima.

Se trata de Grant Sabatier, hoy de 31 años, quien una tarde de agosto del 2010, se antojó degustar comida mexicana, y antes de salir al restaurante revisó su cuenta bancaria y se horrorizó con lo que vio: solo tenía 2.26 dólares.

Recién había sido despedido de su trabajo y estaba viviendo en la casa de sus padres, y fue cuando entendió que  era el momento de cambiar el rumbo de sus finanzas.

Suscríbete a nuestro boletín informativo




El negocio digital

Sabatier, quien construyó su primera página web cuando tenía 14 años, vio una oportunidad en el creciente campo del mercadeo digital. En las semanas siguientes, se dedicó a buscar tutoriales online gratuitos y de cómo usar Google AdWords y WordPress.

Con el paso del tiempo, Sabatier se convirtió en un experto y se adentró al mundo del marketing en tiempo completo; después fijó una meta muy ambiciosa: siendo trabajador independiente y guardando al menos 50% de sus ganancias iba tener dentro de 5 años un millón de dólares en su cuenta bancaria.

En el momento pensó que era utópico, pero ahora es millonario.

Precisamente, Sabatier en una reciente entrevista sobre cómo pasó de estar en quiebra a ser millonario en 5 años y de cómo construyó los hábitos que le ayudaron a lograrlo, responde una pregunta referente del por qué tuvo varias fuentes de ingreso  para construir una fortuna a largo plazo.

“Yo ganaba 50.000 dólares al año en mi trabajo diario (ahorrando alrededor del 20%) pero sabía que eso no era suficiente, así que decidí apoyarme en la construcción de sitios web para firmas de abogados, e invertí la gran mayoría del dinero que ganaba“, recuerda.

Trabajo duro

Y referente al manejo de múltiples trabajos sin cansarse, Sabatier, revela que trabajaba de 90 a 100 horas a la semana, es decir, tenía que hacer sacrificios, pero sabía que guardar el dinero extra tendría un mayor “retorno sobre la inversión” en si vida. “Simplemente iba paso a paso y conseguí cosas buenas aplazando momentos que podían ser gratificantes“, asegura.

También asegura que fue emocionante cuando al fin logró tener un millón de dólares “Fue muy gratificante. Desde entonces, he sido mucho más feliz y tengo más equilibrio en mi vida. También mi meta cambió, ahora no se trata de hacer tanto dinero como sea posibile sino de marcar una diferencia“.

Te puede interesar Puff Daddy : de repartidor de periódicos a magnate musical multimillonario

He aquí algunos extractos de la entrevista:

¿Cómo la automatización te ayudó a alcanzar tu meta?

Hacia depositar mis cheques de pago [de mi trabajo anterior] en seis cuentas de ahorros en línea. Mi esposa cambió las contraseñas, así que no pude acceder a ellas, las llamé “cuentas eternas”. Cuando alcanzaron cierto umbral, el dinero fue depositado automáticamente en mi cuenta de inversión, la cual iría directamente a un fondo.

– ¿Cuál fue tu mejor decisión financiera?

Cuando alguien te paga por tu trabajo no solo lo está haciendo por tu tiempo y tu experticia, están, en esencia, pagando por un momento de tu vida. Puedes tener la misma conversación –de 20 minutos– con dos clientes que puede resultar en 50 dólares o 50 mil. Desde que fui consciente de ello aprendí a maximizar el valor de mi tiempo.

– ¿Y cuál fue tu peor decisión financiera?

Por mucho tiempo traté de hacer todo yo mismo. Nunca contraté un contador o un abogado porque creía que podría ahorrar dinero enseñándome a mi mismo cómo hacerlo. Sin embargo aprendí que hay áreas en donde podrías obtener mas retorno a la inversión si pagas a alguien por sus conocimientos y experticia.

– ¿Cuál es el mejor consejo financiero que te han dado?

Como cualquier niño, yo hacia los deberes de la casa y me daban mi mesada. Me encantaba el chicle con sabor a uva y mi padre me decía, puedes comprar ese dulce hoy, pero si guardaba mi dinero podría conseguir algo más grande en el futuro, como un videojuego o boletas para el cine. El dinero abre muchas oportunidades. Ahora tengo la libertad de elegir los proyectos y clientes que me apasionan y que son personalmente significativos para mí.

Vía: businessinsider.com

Lee también: CURSOS GRATUITOS DE DESARROLLO PERSONAL

comments

Autor entrada: Equipo Pymex P