Conoce a estos jóvenes menores de 35 años que están a punto de cambiar el mundo con tecnología

Cambiar el mundo no es cosa de superhéroes. Estos ocho jóvenes están cambiando el mundo y son una inspiración para grandes y pequeños.

Son jóvenes, brillantes y con ganas de cambiar el mundo. Ese es el perfil de los ganadores del concurso “Innovators Under 35 Summit Europe” (Innovadores menores de 35)un galardón que este año se estrena a nivel regional en Europa y América Latina.

Este año, la edición regional de los premios buscó a los mejores investigadores y emprendedores de toda la Unión Europea con proyectos tecnológicos disruptivos capaces de cambiar el mundo y que aportan soluciones creativas a los problemas que afectan a la sociedad actual.

1. Carles García (España), 30

Las complicaciones de las anestesias epidurales podrían ser cosa del pasado gracias a un kit médico, sencillo y fácil de usar. La anestesia epidural es un avance médico que permite someterse a procesos como partos e intervenciones quirúrgicas con menores niveles de dolor.

Se trata de Duralock, un kit médico “muy fácil de usar”, cuyo creador es el español Carles García, quien señala que en este kit se emplea la misma aguja que se usan en las anestesistas para realizar la primera perforación lumbar, introduciendo un implante en la cavidad interna de la duramadre que luego se maneja desde fuera a través de un hilo de sutura. Para la CEO de Heyka Capital Markets Group, Ana Hejka, miembro del jurado de este evento, “la solución propuesta por García es novedosa, beneficia a innumerables pacientes y está orientada a prevenir un problema y no simplemente a paliar sus síntomas”.

2. Jan Kędzierski (Polonia), 34

Los niños aprenden un segundo idioma a un ritmo de una palabra al día gracias al robot EMYS, diseñado especialmente para interactuar con los más pequeños través del juego y las emociones. Es el invento innovador del polaco Jan Kędzierski quien apuesta por un profesor en forma de robot para que los niños aprendan a través de la repetición y el juego.

Pensado para niños de tres a siete años, EMYS es una cabeza robótica compuesta por tres discos móviles, diseñada para reflejar emociones humanas. El robot oye, ve, habla y siente a través de los diferentes sensores instalados. Si se le golpea la cabeza, se molesta; si se la acaricia, lo agradece. EMYS identifica los objetos a su alrededor y enseña cómo se dicen, por ahora, en inglés y español. Para ello, el robot viene con una serie de ‘tarjetas’ que representan cosas como “oso”, “libro” y “casa”.

Su creador señala: “El principal problema es que no existe tecnología para comprender el habla de los niños. Tenemos Amazon Echo, Google Home y todas esas aplicaciones similares, pero es realmente difícil entender a los niños; por eso decidimos incluir los smart tags“. Y afirma que hay que estar 100 % seguro de que niño y robot se entiendan bien.

Te puede interesar: Jóvenes emprendedores menores de 30 años que ya alcanzaron el éxito

3. Daniel Wiegand (Alemania), 31

La start-up Lilium ha desarrollado el primer avión eléctrico del mundo capaz de despegar en vertical. Tras un exitoso vuelo inaugural, los ingenieros que lo han creado están trabajando en una versión más grande que servirá como aerotaxi. ¿Marcará este vuelo inaugural el principio de una nueva era de la aviación?

Tal vez, y es ese potencial el que ha convertido al CEO de la empresa, Daniel Wiegand, en uno de los ganadores de Innovadores menores de 35 Europa 2017 de MIT Technology Review en español. Este avión con forma de huevo podría hacer realidad el sueño de disponer de pequeños aviones capaces de sobrevolar los atascos.

Gracias a un ordenador de a bordo que se ocupa del despegue, el aterrizaje y la estabilización, el avión eléctrico resulta más cómodo y fácil de operar que un helicóptero. Sus creadores esperan lograr su aprobación regulatoria en la categoría de “Aeronave deportiva ligera”, porque eso no requeriría a los operarios tener más que un permiso de piloto de ultraligero, algo relativamente fácil de obtener. El dos plazas debería llegar al mercado en 2018 y costar aproximadamente 500.000 euros. Hasta se puede reservar un avión Lilium con una fianza de 5.000 euros.

4. Raycho Raychev (Bulgaria), 33

La brecha existente entre la sociedad y la ciencia es palpable. Y, en muchos casos, es la falta de contenido adecuado la que limita las inquietudes de los potenciales científicos del futuro. Eso es justo lo que le pasó al científico y emprendedor Raycho Raychev cuando intentaba obtener más información sobre todo lo relativo al espacio en su Bulgaria natal.

Así que este joven emprendedfor decidió crear Space Challenges Program, una plataforma online centrada en el espacio que ofrece tanto contenidos como retos para estimular a los futuros emprendedores espaciales. Su proyecto tiene dos aristas: Spaceport y EnduroSat. Spaceport da nombre a la mayor plataforma digital de educación espacial que existe en Europa, puesto que ya ha alcanzado los 2.000 usuarios. Su creador explica que la página “democratiza el acceso a una educación eficiente” y plantea la formación como un juego. Este formato encierra la filosofía de que para avanzar es necesario fallar.

Mientras que EnduroSat se centra en el plano tecnológico y en el diseño y la construcción de satélites CubeSat. Estos dispositivos son unidades en miniatura destinadas a la investigación espacial. Frente al alto precio de los satélites convencionales y al acceso limitado que tienen, esta empresa presenta modelos de bajo coste para que cualquier centro o estudiante pueda convertirse en un participante activo del sector.

Vía: technologyreview.es

Lee también: CURSOS GRATUITOS DE DESARROLLO PERSONAL

Artículos Relacionados

comments