Consejos que Amancio Ortega te daría sobre negocios

Imagínate una mañana tranquila de verano disfrutando de una deliciosa taza de café. No hay nada que interrumpa tus ensoñaciones, y de pronto recuerdas que tienes una idea de negocio en mente pero no tienes ni idea de cómo empezarla. Y de pronto, hacia tu mesa se acerca don Amancio Ortega. “¿Y quién ese ese tipo?”, dirán algunos. Pues, Amancio Ortega es el tercer hombre más rico del planeta, hijo de un ferroviario español y que tuvo que trabajar como empleado textil desde los 16 años para mantenerse económicamente. Si lo tuvieras sentado frente a ti, esto es lo que te recomendaría el multimillonario español:

  1. “Métete en un sector que conozcas a la perfección”

Ortega no es un advenedizo en el sector textil (recordemos que es dueño del grupo Inditex, poseedor de la conocida marca Zara). De hecho, muchos años antes de iniciar operaciones con Zara en 1975, Amancio ya venía trabajando en diversas compañías textiles de su natal Galicia. Pasó de una empresa a otra aprendiendo las técnicas necesarias para el oficio. E, incluso, llegó a conocer a quien sería su primera esposa, Rosalía Mera, en el taller de confecciones La Maja. Y si decides involucrarte en un sector que no conoces, date un respiro, trabaja por un tiempo como empleado hasta conocer a profundidad el sector y así no caer en manos de timadores.

  1. “Encuentra tu nicho de mercado”

Si Ortega hubiera sido como otros tantos emprendedores del sector textil, posiblemente hoy continuaría en su Galicia natal regentando una pequeña tienda. Sin embargo, hay algo que diferenció a Ortega de otros empresarios. Supo dar un toque de distinción a las prendas de bajo coste. Eso es Zara. Y no olvidemos que la compañía de Ortega se mueve bajo la máxima “Just in Time”, es decir, el equipo entero de Inditex se mueve a la velocidad de la luz para llevar los productos a las tiendas en tan solo 2 semanas de proceso. Y los que están en el negocio de textiles saben lo complicado que resulta ello. Esa es otra de las diferencias que marca Zara y Ortega con respecto a otras empresas textiles.

  1. “Genera deudas justas”

No te muestres como un empresario afortunado, por lo menos, durante los primeros años de operaciones. Cabeza gacha es lo que te recomendaría Ortega. Recordemos que a pesar del enorme imperio que ostentaba Ortega, Zara no poseía ninguna tienda física propia hasta comienzos del presente siglo. Es decir, Ortega se pasó más de 25 años arrendando espacios en diferentes ciudades. ¿Y esto por qué? Ello le permitía cambiar rápidamente de ubicación si la tienda no rendía frutos en el tiempo esperado. “Deudas justas, rentabilidad a tope”, es lo que te diría Ortega durante un desayuno veraniego.

Suscríbete a nuestro boletín informativo




  1. “Escucha siempre al cliente”

Si hay algo que identifica a Zara es que el cliente es quien prácticamente diseña las prendas de Zara. Los casi 25.000 empleados de la compañía están atentos a las recomendaciones de los clientes, y no resulta extraño que esos mismos clientes encuentren 2 ó 3 semanas después, las prendas que ellos habían recomendado que se ofertaran en Zara. Un emprendedor tiene que comerse su falso orgullo para abrirse a lo que quiere el cliente. Ortega lo hizo así y cosechó billones, ¿por qué no lo puedes replicar tú?

Vía: biografiasyvidas.com / emprendedoresnews.com

Foto: elmundotoday.com

comments

Autor entrada: Equipo Pymex LM

Deja un comentario