Consejos de empresarios que tocaron fondo pero ahora son millonarios

Tocar fondo. Estar en quiebra. Sea como sea que se lo llame, estos exitosos empresarios lo han vivido por lo que comparten sus historias de cómo la pérdida de todo los ayudó a alcanzar un éxito aún mayor.

No nos cansaremos de decirlo, emprender no es fácil. Es una aventura apasionante en la que cada vez hay más gente que quiere sacar adelante nuevos proyectos, pero la falta de formación hace que muchos se queden en el camino.

Y para corroborar que los inicios nunca son fáciles, te contamos la historia de tres empresarios que tocaron fondo, pero que desde abajo consiguieron, como el Ave Fénix, levantarse de sus cenizas y convertirse en millonarios exitosos.

1. Descubrir la obsesión

Una vez, cuando era niño, Grant Cardone, considerado como uno de los 10 CEOs más influyentes del mundo, autor de 5 libros de negocios, orador internacional. mientras entraba en una tienda, dejí caer unas monedas que tenía en la mano.

Cayó en un pozo de inspección, y no había manera de recuperarla. Estaba enojado. Mi papá me dijo que tuviera cuidado con el dinero, pero mi abuelo dijo que no era un problema que se hayan perdido unas monedas, sino que el problema es que esas eran mis monedas”, recuerda este CEO activo de cinco compañías privadas que realizan 100 millones de ventas,

Lo cierto es que el mismo principio es válido para muchas personas hoy en día. “Lo curioso para mí es que yo tenía más dinero cuando tenía 12 años que cuando tenía 25 años. Estaba completamente destrozado – era un adicto a las drogas – y me registré en rehabilitación. Hoy, soy un hecta-millonario y gano más en un día de lo que solía ganar en un año. Es todo porque me di permiso para obsesionarme con el éxito“, asegura Cardone.

Señala que cuando comenzó a poseer el hecho que estaba obsesionado con las fantasías personales de la riqueza, la fama indestructible y el deseo de crear un legado que duraría más que su tiempo en este planeta, el mundo le parecía diferente por lo que actuó de manera diferente. “Tu obsesión es la herramienta más valiosa que tienes para construir la vida que sueñas. Desafortunadamente, la mayoría de la gente nunca averiguan en lo que realmente están obsesionados porque se les ha enseñado a negar sus obsesiones“, señala.

2. Adaptarse a nuevas realidades

Cuando el mercado cayó de 2007 a 2009, Tom Ferry, Fundador y CEO de Tom Ferry International, se concentró en cómo servir a los clientes en esta nueva realidad por lo que se adaptó a las condiciones del mercado.

“He duplicado esto ayudando a clientes a gestionar esta transición en su propio negocio. Los ayudé a ir de un negocio tradicional de venta al por menor (listado y ventas) a un acercamiento diversificado donde trabajaron con los bancos para vender las casas del banco, los activos apenados y las ventas cortas. Debido a que esto abarcó un número significativo de hogares vendidos durante la crisis, el negocio sobrevivió“, admite el  autor del bestseller “Life! By Design”.

Así que Ferry pudo apoyar a sus clientes conectándolos con personas que sabía que podrían facilitar su trabajo con los bancos. También los dirigieron a las convenciones adecuadas y certificaciones necesarias para tener éxito en este nuevo campo de juego. Para ello contrató a uno de los mejores y más caros escritores disponibles, Laura Morton, para escribir un libro con Ferry y establecer una visión que ayudaría a la gente a través de este momento de necesidad, proporcionando valor y crear conciencia.

“Fui al todo en devolver y adaptarme a los tiempos difíciles, creando más relaciones, aportando más valor y convirtiéndome en uno de los primeros en adoptar canales de medios sociales. Eso hizo toda la diferencia en mi negocio”, asegura.

Te puede interesar: 10 empresarios afroamericanos que inspiran

 

3. Siempre persistir

Para Steve Griggs, fundador y CEO de Steve Griggs Design, irse a la quiebra es relativo. Su padre trabajó en la construcción y siempre fue despedido temporalmente debido a la falta de trabajo en tiempos eran difíciles, pero nunca pasaron hambre, pues podría haber sido mucho peor.

“Cuando el 2008 golpeó la economía, no pude ni vender una bolsa de mulch (fertilizante) a un cliente. La gente no estaba pagando por el paisaje. Mi casa estaba en ejecución hipotecaria y los ladrones robaron mi carro en medio de la noche. Yo debía US$80,000 en mi tarjeta de crédito y también debía dinero a todos los demás. El teléfono y la luz fueron cortados en varias ocasiones. Pero seguí avanzando. No importaba, no quería perder mi casa donde vivía mi familia. Nunca me rendí y trabajé con márgenes más pequeños”, recuerda.

Así que Grigss tuvo que trabajar para alguien por un año para llegar a fin de mes por lo que vivir el sueño de otra persona era malo, pero era humillante; seguía trabajando para sí mismo mientras trabajaba para su empresa, haciendo lo que fuera necesario para regresar. Y le tomó casi siete años recuperarse, pero ahora todo está mejor que nunca. “Siempre persiste y nunca, jamás, nunca te rindas”, es su consejo final.

Vía: ectvplaymag.com

Lee también: CURSOS GRATUITOS DE DESARROLLO PERSONAL

Artículos Relacionados

comments