Consejos para pasar de jefe a líder

En las empresas, a pesar de estas diferencias, gran parte de los altos mandos empresariales se esfuerzan por sostener su mandato en el terreno de la obligación más que de la voluntad. Principalmente, esto ocurre porque no conocen una fórmula que le permita dar el salto desde ser un jefe, hasta lo que implica ser un verdadero líder.

Como destaca el sitio Negociosyliderazgo.com, existen ciertas cualidades que deben ser trabajadas para lograr dar ese gran paso. Éstas son:

1. Trato con las personas: Un buen líder, nunca debe recurrir a las amenazas para hacer valer su posición. Cuando no es capaz de formar equipos y generar relaciones con sus empleados, basándose en la confianza y el respeto, está destinado al fracaso.

2. Recursos: El experto en gestión del Capital Humano, Nicolas Bonc, relata que “el buen líder es aquél capaz de apreciar todos los elementos que intervienen en su entorno y utilizarlos a su favor”.

Suscríbete a nuestro boletín informativo


3. Comunicación: Una de las mayores claves del liderazgo es mantener una comunicación efectiva, es decir, una capacidad especial para acercase y ser recibido por los demás. Ellos entienden que hasta un nuevo asociado en su primer día de trabajo puede ofrecer percepciones e innovaciones de valor agregado.

4. Autodirección: El mejor líder es aquél que trabaja igual o más que sus colaboradores. Y es que las experiencias forman la manera en que un jefe dirige a su gente y se transforma en su estilo de liderazgo, que a su vez define el ambiente laboral.

5. Responsabilidad: Un buen líder es capaz de asumir sus propios errores. Una vez pasada dicha etapa, debe comenzar a enseñar a través del ejemplo. Los trabajadores siempre tienden a justificar sus incumplimientos basándose en lo que hacen los demás, aun más con el jefe. Asimismo, trabaja al mismo nivel que los demás para alcanzar las metas y objetivos mutuamente acordados.

6. Don de mando“: El líder debe imponer autoridad, pero mediante el respeto, no el miedo”. Asegura Cecilia Riviello. Desde su perspectiva, lo más adecuado es ver a la organización como a una familia; cada uno con una tarea y rol dentro del grupo, cumpliendo ciertas reglas, pero todo con aprecio.

Fuente: Alto nivel.com.mx

Artículos Relacionados

comments