Consejos para trabajar por su propia cuenta

Trabajar por cuenta propia despierta la imaginación de mucha gente cansada de pasar más tiempo viajando para llegar al trabajo que en compañía de sus seres queridos. A pesar de que trabajar sin horarios fijos ni dar cuenta a un jefe puede ser percibida como algo romántico, la realidad está a menudo muy lejos del sueño original.

1. Prepare un fondo para emergencias. Esté preparado y haga un fondo de reserva aportando una cantidad mensual y reponiéndola cuando se gasta.

2. Prepare material de promoción. Dependiendo de la naturaleza de su trabajo será necesario mostrar algo al potencial cliente. Una alternativa, si tiene una laptop, es tener la presentación cargada localmente, por si no tiene conexión a internet cuando vea a su cliente.

3. La oficina en casa. Si decide laborar desde casa trate de dar la imagen más profesional creible y separe familia y trabajo, amueble el espacio de trabajo lo mejor posible. Otra alternativa es compartir oficina o alquilar una por horas lo que, además, le dará una dirección física diferente de la privada.

4. No acepte cada trabajo que se presente.
Cuando comenzamos a laborar por nuestra cuenta, la tentación es tomar cada trabajo que se presenta. Eso puede hacer que nos veamos desbordados por un montón de quehacer poco rentable y nos deje vulnerables ante clientes abusivos.

5. Priorice la calidad. Es probable que en algún momento esté bajo la presión de las fechas de entrega (que siempre suelen adelantarse) y un enorme volumen de cosas por hacer. Sin embargo no debería bajar la calidad prometida. Aprenda para la próxima vez.

6. Haga trabajos “pro bono” de vez en cuando.
Una buena manera de hacerse un nombre es hacer trabajo ad honórem para caridad y diversas organizaciones sin fines de lucro. La exposición que obtenga le ayudará a conseguir otros trabajos (esta vez pagados) que bien pueden compensarle el tiempo invertido en los otros.

7. No se apresure a dar tus tarifas.
Obtenga toda la información que pueda y dígale al cliente que evaluará bien el trabajo y que en “x” días lo llamará con un presupuesto y un listado de todas las tareas implicadas para corroborar si ambos entendieron lo mismo.

8. Administre sus contactos.
A medida que pasa el tiempo adquiere una gran cantidad de contactos que necesitan ser gestionados. Ya no se puede tener un ficherito con las tarjetas juntadas en reuniones de networking, exposiciones o seminarios. Toda esa información es muy valiosa si es gestionada adecuadamente, en caso contrario pronto se transformará en un montón de tarjetas inservibles.

9. Que lo urgente no tape lo importante. Cuando finalmente las cosas comienzan a funcionar, estamos tan ocupadas que se nos escapan las cosas importantes. Por lo tanto, de entrada debería hacer una rutina en su agenda para: contabilidad, cuentas a cobrar, cuentas a pagar, impuestos, archivar, tirar lo que no sirve (esa limpieza que solo tú puedes hacer), planificar futuras actividades, agendar seguimientos, entre otras tareas.

10. Aspectos legales. En realidad este debería ser el primer punto. ¿Existen restricciones en su área para establecer su negocio? ¿Necesita una habilitación? ¿Debe tener una estructura legal o puede comenzar más informalmente?

(www.mujeresdeempresa.com)

Fuente: El Peruano

Artículos Relacionados

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.