Convierte tu casa en el mejor lugar de trabajo

La regla primordial que se debe seguir al trabajar desde casa es no mezclar el trabajo con las tareas de la casa.

Muchas personas que trabajan en oficinas sueñan con poder realizar su trabajo desde casa. Algunos pueden cumplir la fantasía al emprender un negocio propio o bien, conseguir una actividad remunerada que no requiera de su presencia física todo el tiempo.

Gracias a los servicios de telecomunicaciones como la telefonía móvil y el Internet, el trabajar desde casa ha comenzado a volverse una realidad para cada vez más personas, asegura Visa. Sin embargo, con frecuencia sucede que quienes trabajan en casa no pueden acomodarse del todo a este estilo laboral.

UN DOLOR DE CABEZA
Según la compañía las principales quejas de quienes laboran desde su domicilio están relacionadas con problemas domésticos, aburrimiento, pérdida de tiempo y baja productividad. Esto sucede, en gran medida, por la falta de contención, estructura y seguridad que dan los trabajos en oficina.

Ya que no hay un jefe o una institución que imponga las reglas, es frecuente que las personas no organicen su tiempo de manera adecuada y tengan la impresión de “trabajar más que si estuviera en la oficina”, advierte Visa.

Aunque uno de los objetivos que se persiguen al trabajar desde casa es el ahorro, puesto que ya no es necesario desplazarse y gastar dinero en gasolina o transporte público y ya no es indispensable comer en restaurantes todos los días, algunas personas que utilizan este modelo de oficina hogareña comienzan a notar que sus gastos no disminuyen, sino que incluso llegan a aumentar.

ORGANIZACIÓN Y AHORRO, LOS MEJORES COMPAÑEROS
Pon en práctica las siguientes ideas para aumentar la productividad, evitar el aburrimiento y maximizar el ahorro.

Separar el trabajo de lo doméstico.
La regla primordial que se debe seguir al trabajar desde casa es no mezclar el trabajo con las tareas de la casa. Debemos convertirnos en nuestros propios jefes y dejar muy en claro que estamos trabajando, aunque no hayamos “salido a trabajar”.

Delimitar el tiempo de trabajo.
Es muy importante que las personas que trabajan en casa tengan un horario establecido que sea respetado. No es recomendable realizar actividades domésticas como ir al súper, hacer pagos en el banco, limpiar la casa o cocinar en el horario de trabajo asignado. Los horarios de comida y descanso deben planificarse con antelación.

No mezclar gastos.
Sucede que las personas “toman prestado” del gasto de la casa para cubrir los compromisos económicos que demanda el trabajo y viceversa. Este comportamiento debe ser evitado a toda costa puesto que impide ver la ganancia real de la actividad laboral y puede generar confusiones.

Evitar la monotonía.
En ocasiones trabajar desde casa puede resultar tedioso. Esto sucede porque al estar en casa el trabajador y su familia sienten que “no está realmente trabajando”.

Para resolver este problema Visa recomienda:

Arreglarnos como si fueramos a trabajar fuera de casa.
Alistarnos y cuidar el arreglo personal como si tuviéramos que salir a la oficina. Aunque es más cómodo, no es recomendable pasar de la cama al desayuno y de ahí a trabajar en pijama.

Dar un paseo cada dos o tres horas.

Para evitar la sensación de monotonía que da estar en un mismo lugar por periodos prolongados conviene programar un breve descanso cada cierto tiempo. El descanso debe ser de entre 10 y 15 minutos (no más).

Diseñar una oficina casera.
Finalmente, es de gran importancia delimitar el espacio de trabajo. Si se utiliza una computadora portátil no es bueno acomodarse donde sea, puesto que esto lleva al desorden y a baja productividad. Se debe destinar una mesa limpia y ordenada en la que se coloquen los instrumentos de trabajo todos los días en un lugar fijo.

Fuente: El Empresario.mx

Artículos Relacionados

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion