Corregir sin ofender, ¿es posible?

corregir

Sin duda que todos desean vivir en un entorno en que no exista error; es decir, vivir rodeado de la perfección.

Sin embargo, todos alguna vez han sufrido de cambios de humor o, simplemente, circunstancias que afectan negativamente a la productividad y rendimiento.

Si esto le ocurre a los empleados donde su rendimiento se ve afectado y los errores brotan como hongos y se acumulan, es el momento de intervenir, pero no de cualquier forma.

Cómo corregir sin ofender

Los despites pueden suceder pero, si son reiterativos, es cuando existe un problema. Hay que saber entender si es por falta de atención o por rebeldía del empleado, por ejemplo, que no acepta las normas de funcionamiento interno.

Lee también: Decálogo de la comunicación efectiva en la oficina

O simplemente discrepa y no está de acuerdo con ellas. En el primer caso habrá que pedir más atención, mientras que en el segundo, sin duda que es un foco de fricción que podría ser difícil de resolver.

Cuidando la comunicación

Hay que tener en cuenta también que comunicar no es gritar ni alzar la voz. Los cuestiones sensibles hay que tratarlas mejor personalmente y en privado. Y nunca poner en evidencia a alguien en público ya que lo desacreditará.

Flexibilidad

Cuando se produce un error o un conflicto debe de corregirse y si no se cumple, simplemente tomar acciones. Y es muy importante que NUNCA se debe decir que se hará si es que la situación no se subsana y donde informar del desenlace puede ser interpretado como una amenaza y envilecer el ambiente de trabajo y generar otras situaciones poco recomendables.

Finalmente, es importante tener en cuenta que las relaciones humanas están basadas en la confianza y un error puntual no puede embarrarla, por eso uno debe ser selectivo y prudente al momento de entender cuando es necesario corregir a los colaboradores.

Te puede interesar: Algunas tácticas para alejarnos de las personas negativas

¿Crees que puedes llevar a cabo éstas acciones en tu trabajo?

Vía: pymesyautonomos.com
Foto: trabajemos.cl

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion