De lavaplatos a millonario en Nueva York

Llegó a los 15 años como indocumentado; luego fue deportado, pero regresó para cumplir su sueño americano. Hoy es dueño de una empresa textil que factura millones de dólares al año.

Este mexicano llegó en 1975 a La Gran Manzana sin un dólar en el bolsillo y sin estatus legal. Comenzó como “dishwasher” (lavaplatos) y ahora es el dueño de una de las distribuidoras de textiles más grandes de Estados Unidos, filántropo y promotor de la cultura del país de los tacos.

Se trata de Jaime Lucero, originario de Independencia, una pobre comunidad de Puebla, México, quien hace más de 4 décadas decidió cruzar el río Bravo comenzando su travesía como migrante indocumentado trabajando hasta por 14 horas al día lavando platos en un restaurante y pese a momentos extremadamente difíciles nunca perdió la esperanza de cumplir su sueño americano.

Como aquella vez en que Inmigración hizo una redada en el restaurante donde trabajaba por lo que fue deportado a México. “Alguna vez llegué a pensar que era el fin del camino cuando sucedió esto. Afortunadamente pude regresar otra vez y arreglar mis documentos gracias a la reforma migratoria que hubo en ese entonces”, recuerda Lucero.

Te puede interesar: 7 historias de multimillonarios que salieron de la pobreza con mucho sacrificio

Sus inicios

Y luego de trabajar por 6 años en este restaurante de mariscos de Manhattan, con mucho esfuerzo Lucero pudo comprarle a su jefe un camión en mal estado. Así  que abandonó el restaurante y comenzó a transportar telas como chofer independiente. Pero antes de este paso, el joven Lucero aprendió mecánica para arreglar este camión que apenas andaba y a estudiar inglés por las noches.

Lo cierto que en 1985 fundó su propia empresa “Gold and Silver”, sin terminar la secundaria y hablando poco inglés, pero que actualmente confecciona ropa de mujer los que lo distribuye a 10 de Asia y a 8 mil puntos en Nueva York, siendo de los más reconocidos como Bloomingdales y Sacks Fifth Avenue. De tal modo que hoy, a sus 56 años, es uno de los mexicanos más ricos de NY.

Quienes llegan a este país deben esforzarse porque EEUU siempre ha sido la oportunidad que buscamos, sólo hay que saberla encontrar, hay que sufrir ese empiezo para tener esa oportunidad”, asegura Lucero, hoy de 59 años, quien además es un filántropo, dedicado a ayudar a los jóvenes más necesitados otorgando becas para estudiar en la universidad Lehman College.

Por ello que en el 2012, Lucero decidió crear el Instituto de Estudios Mexicanos en donde ha ido otorgando 63 becas universitarias a estudiantes mexicanos sin documentación legal y con escasas oportunidades de recibir financiamiento para terminar su educación.

Vía: eluniversal.com.mx/excelsior.com.mx