De lustrabotas a millonario, la historia de José Bezerra Diniz

Lustrabotas a los ocho años, ahora es el último brasileño en ingresar a la lista de millonarios de Forbes, con una fortuna estimada en unos 1.100 millones de dólares.

millonarios

Fue lustrabotas a los ocho años, pero el ahora fundador y principal accionista de su empresa Ser Educacional, José Bezerra Diniz, es el último brasileño en ingresar a la lista de millonarios de Forbes, con una fortuna estimada en unos 1.100 millones de dólares.

Bezerra Diniz fundó su empresa educativa en 1994, cuando comenzó a ofrecer cursos preparatorios para los que querían realizar concursos de empleos en el sector público convirtiéndose en una de las mayores redes de universidades del nordeste de Brasil. En el 2003, la empresa comenzó a ofrecer cursos de graduación, posgraduación y enseñanza técnica para estudiantes de bajos recursos.

Suscríbete a nuestro boletín informativo




Hoy, el Grupo Ser Educacional es dueño de la Facultad Maurício de Nassau y de la Facultad Joaquim Nabuco, que registraron un aumento de 44% en su facturación en el primer trimestre del año gracias a una expansión de la matrícula de 51%, que llegó a 113.000 alumnos. Bezerra Diniz posee 70% de las acciones de Ser Educacional.

Te puede interesar: 5 millonarios que fueron más pobres que tú

De lustrabotas a emprendedor

Bezerra Diniz nació en una familia humilde con siete hijos en el pueblo Santana dos Garrotes, Estado de Paraiba en el noreste de Brasil. Desde los 6 a 10 años, el pequeño José trabajó como lustrabotas, además de vender naranjas y paletas de hielo en las calles polvorientas de su ciudad. Lo que ganaba se lo daba a su padre, quien era peón de granja y después de agricultor.

negocios Brasil

“Con el dinero que ganaba limpiando zapatos pude ayudar un poco en casa y con el tiempo me di cuenta de que otros chicos que estaban vendiendo naranjas se beneficiaban más que yo por lo que decidí hacerlo también. Sin embargo, como la naranja es una fruta temporadas, la naranja dejó de ser un producto para vender por lo que decidí vender puerta a puerta paletas de helados“, recuerda en una entrevista a Forbes.

A los 14 años, su familia decidió mudarse a una hacienda en el norteño estado de Roraima, por lo que decidió separarse de sus padres y se dirigió a Recife, capital del estado de Pernambuco, para buscar un trabajo. “No quería trabajar en el campo, entonces me despedí de mis padres y fui solo a buscar un empleo en Recife”, dijo el empresario.

Allí trabajó como dactilógrafo, mientras estudiaba Derecho. Se recibió luego como abogado en 1987 y después cursó una maestría y un doctorado en la Universidad Federal de Pernambuco. Lo demás, es historia.

Vía:correiodoestado.com.br
Foto: Forbes

Lee también: CURSOS DE DESARROLLO PERSONAL

comments

Autor entrada: Equipo Pymex P