De mendigo a millonario, la historia de Chris Gardner

 

historia de Chris Gardner

Después de ser indigente y dormir en baños públicos, Chris Gardner es hoy día un multimillonario empresario. Su vida es el ejemplo del “sueño americano”, y su historia ha inspirado a miles de personas.

Chris Gardner padeció los estragos de la pobreza y vivió en las calles de Nueva York. En 1982, cuando la tasa de desempleo en Estados Unidos era del 10.9% fue uno de los tantos norteamericanos que perdió su trabajo. A sus 28 años tuvo que dormir en los baños públicos y cuidar a su hijo de cinco.

Hoy, 34 años después, es dueño de la casa de correduría de valores Gardner Rich & Company. Es un filántropo y conferencista exitoso que trata de inspirar a la gente a superar los obstáculos de la vida, lo que le ha valido el mote de CEO de la felicidad, y cuya historia de vida fue llevada a la pantalla grande en 2006 en el film “En busca de la felicidad”, protagonizada por Will Smith.

De la pobreza al éxito

Gardner tuvo una infancia difícil. Su madre estuvo en la cárcel dos veces y él pasó mucho tiempo en casas de familiares, en hogares de paso, y fue violado por un desconocido. Su padrastro era un hombre violento que maltrataba tanto a Chris como a su madre. Para salir de esta situación, se unió a la Armada y se desempeñó como asistente médico en una clínica naval.

Lee también: 6 historias de éxito que superaron el fracaso

Cuando salió del servicio se dedicó a trabajar como visitador médico. Su sueldo era muy bajo, con el agravante de que su novia quedó embarazada. Vivían muy humildemente y con lo estrictamente necesario. Un día, cuando salía del supermercado, vio a un hombre estacionando en un increíble Ferrari. Se acercó y le preguntó a qué se dedicaba. El señor le respondió que era corredor de bolsa. En ese momento, las metas en la vida de Chris cambiaron y se dedicó a buscar un puesto de aprendiz en una empresa de corredores.

Consiguió que le hicieran una entrevista en una buena empresa, pero una semana antes fue apresado por no pagar 1.200 dólares en multas de su carro y pasó 10 días en la cárcel. Cuando salió, encontró que su novia se había ido con su hijo y todas sus pertenencias, incluida su ropa. Al día siguiente, en vez de cancelar su entrevista, decidió ir y confrontar a la empresa con la verdad.

[pullquote]A pesar de haber vivido los peores momentos de su vida, nunca dejó de tener como prioridad a su hijo.[/pullquote]

La táctica surtió efecto y consiguió un empleo como aprendiz por 1.000 dólares al mes. Se fue a vivir en una pensión y todo parecía estar funcionando bien, hasta que su novia apareció con su hijo de un año en la puerta. Le entregó al pequeño alegando que ya no podía cuidarlo más, sin tener en cuenta que en la pensión no se permitían niños. Por eso Chris y su hijo se quedaron sin techo.

emprendedores

Era tal el compromiso de Gardner con Chris Jr., que decidió arreglárselas lo mejor posible para que al pequeño no le faltara nada. Todo su sueldo se iba en los pañales, el jardín infantil y la comida. Usaba dos vestidos, uno gris y uno azul, que cargaba en su bolsa. Al principio dormían en moteles baratos, pero no se podían dar ese lujo durante todo el mes. Terminaron pasando muchas noches en los refugios para indigentes de la ciudad, y otras tantas en un baño de la estación de trenes.  Pero fue el reverendo Cecil Williams quien al ver la dedicación de Gardner a su hijo, les permitió quedarse por unos cuantos meses en el refugio de madres indigentes.

Durante un año tuvo que vivir en las calles, hasta que, gracias a su empeño, comenzó a escalar posiciones en la empresa y tuvo suficiente dinero para arrendar un apartamento. Sólo seis años más tarde, en 1987, fundó su propia compañía de corretaje con un capital de arranque de 10 mil dólares en Chicago, Illinois. Luego vendió su pequeña participación en Gardner Rich and Co. en un trato multimillonario en el  2006. Así que fundó Christopher Gardner international Holdings, con oficinas en Nueva York, Chicago y San Francisco.

Luego de conocer su historia, sin duda que su vida ofrece el mensaje de siempre buscar la felicidad aunque todo parezca indicar que es una meta inalcanzable. Y sobre todo, que a pesar de haber vivido los peores momentos de su vida, nunca dejó de tener como prioridad a su hijo.

Vía: Semana
Foto: la Prensa

Lee también: CURSOS DE DESARROLLO PERSONAL

Artículos Relacionados

comments