El liderazgo de Abraham Lincoln: 12 claves

El liderazgo de Abraham Lincoln: 12 clavesLa especialista en Liderazgo Margie Clayman destaca en su portal que la clave del éxito de Lincoln se basó en que, a pesar de que en un principio pensaba que su equipo de trabajo estaba lleno de personas ineptas, aprendió a respetarlas y apreciarlas.

Según Goodwin, estas son algunas de las claves que hicieron de 16º presidente de Estados Unidos una delas figuras más emblemáticas de la igualdad y la democracia:

Respeto: Desde que inició su carrera política, Lincoln luchó por ganarse el respeto de las personas que lo conocían. Cuando se postuló por primera vez en New Salem, casi todo el pueblo cercano a él votó por su candidatura.

Orígenes: Lincoln nunca olvidó de donde venía y que nunca recibió más de un año de educación formal. Sabía que no había crecido en los círculos políticos y adinerados, pero luchó para que estas “desventajas” no lo limitaran.

Suscríbete a nuestro boletín informativo


No a la tristeza: Aunque este presidente tenía muchas razones para estar triste, perdió varios hijos y se dice que padecía alguna variación del Síndrome de Marfán, siempre buscaba estar de buen humor y utilizaba sus experiencias como anécdotas.

Amigos: A donde quiera que fuera, Lincoln hacía amigos y su corazón estaba abierto a diferentes formas de ver la vida.

Buen narrador: Lincoln es reconocido en la historia como un narrador increíble, capaz de involucrar a las personas en sus historias porque eran cercanas a la realidad de los estadounidenses de clase baja.

Consejos y críticas: Este líder siempre aceptaba críticas y observaciones, pero no temía seguir su propio instinto cuando lo creía conveniente.  Además, era capaz de aceptar elogios y votos de confianza sin que “se le subieran” a la cabeza.

Adiós a los conflictos: Lincoln evitaba los pleitos infundados hasta no escuchar a todos los involucrados y, de ser necesario, no se metía en un problema si consideraba que su presencia empeoraría las cosas.

Conocía a su gente: Lincoln tenía la capacidad de identificar los puntos fuertes de los demás y sus áreas de oportunidad. Por eso, al elegir su gabinete, optó por la mejor persona para cada cargo, sin importar si eran miembros de su partido o de los demócratas.

Serenidad y paciencia: Este hombre tenía un gran sentido de la oportunidad y la capacidad de esperar para que se dieran estos momentos, como cuando anunció su candidatura presidencial.

Compasión: Cuando una niña le escribió una carta contándole que su padre había muerto en la guerra, él se tomó tiempo para responderle y contarle que él también había perdido a sus padres cuando era joven.

Trabajo duro: Lincoln cautivó a los reporteros al analizar la situación económica de casa Estado y, aunque en su fuero personal tendía a ser fatalista, no dejó que eso detuviera su trabajo para ser nominado o electo.  Siempre calculaba los detalles, pero no era calculador en el mal sentido de la palabra.

Ambición, no fanfarronería: Lincoln quería ser recordado como una persona que hizo cosas buenas. Este deseo le llevó a luchar toda su vida para ayudar a sus seres queridos.

Fuente: Alto nivel.com.mx

Artículos Relacionados

comments