El liderazgo en los negocios al estilo Sun Tzu: 3 claves

El liderazgo en los negocios al estilo Sun Tzu: 3 clavesSun Tzu es un referente de tácticas militares y aún se citan sus reflexiones a más de 2 mil años de ser escritas. Su obra más reconocida es El Arte de la Guerra, una serie de consejos y conclusiones para enfrentar con éxito las batallas.

 

Muchos de sus conocimientos y planteamientos pueden aplicarse a los negocios. Manuales de gestión de empresa citan indirectamente El Arte de la Guerra, adaptando conceptos como “ejército” a “empresa” y “armamento” por “recursos”.

1 – Liderazgo: El liderazgo es un tema importante para Sun Tzu, quien señaló “el general que no busca la gloria personal cuando avanza, ni se preocupa por evitar el castigo cuando retrocede, sino que su único propósito es proteger a la población y promover las mejores causas de su soberano”, la última frase se puede adaptar a “las mejores causas para la empresa”.

2- Cualidades para liderar: La autoridad es una cuestión de inteligencia, honradez, humanidad, valor y severidad. Estas cinco virtudes las debe poseer todo líder, en la batalla y en los negocios.

– Inteligencia: Puede ser la virtud más importante, necesaria para planificar y dirigir, pero no se debe confiar sólo en ella.

– Honradez: Implica instaurar normas y difundirlas pero, por sobre todo, acatarlas y seguirlas.

– Humanidad: Ser empático, ponerse en el lugar de otros y valorar sus esfuerzos.

– Valor: La toma de decisiones sin vacilar, aprovechar las oportunidades y ser responsable por ellas.

– Severidad: Donde no hay disciplina, no hay orden. Se deben cumplir las normas.

3- Defectos de los líderes: Por el contrario, algunas de los defectos peligrosos en el carácter de un líder son:

– Imprudencia, ser temerario, entendiéndolo como un comportamiento irreflexivo a la hora de tomar decisiones.

– Cobardía, en vez de tener valor para asumir riesgos.

– Carácter irritable, no debe ser irascible ni obstinado, se debe tener el control de las emociones.

– Vanidad, las ansias por proteger la reputación secuestra su atención de otros temas, debilita flancos.

– Temor a las pérdidas, pensar sólo en las amenazas en vez de pensar en las oportunidades y ganancias a largo plazo.

Fuente: Alto nivel.com.mx

Deja un comentario