El liderazgo en los negocios – Parte 2

equipo

Continuando con nuestro artículo sobre el liderazgo en los negocios, seguiremos con la segunda y última parte del tema tratado.

Los elementos humanos : superior, colegas y subordinados poseen comportamientos y expectativas diversas ante cada situación.  De acuerdo a la situación estos cinco elementos  tienen distintas fuerzas y en algunos casos varios  de ellos mantienen importancia. La efectividad de la dirección dependerá de la elección del estilo coincidente con las demandas  importantes de los distintos elementos gravitantes en cada situación.

Un estilo de liderazgo en las organizaciones formales queda definido de acuerdo al interés de cada dirigente  hacia  las   relaciones  y la  tarea.    Ante cada situación la percepción del dirigente hacia los elementos  interactuantes,  le  permitirá definir y elegir un estilo adecuado.  La efectividad de la dirección va a  depender de la elección del estilo de gestión  ante cada  situación; ello requiere    habilidades y destrezas para percibir la situación y una   flexibilidad de estilo que le permita ejercer una gestión exitosa con una mínima resistencia al cambio.

¿Qué influencia tiene el liderazgo?   La integración de un individuo a un grupo es factible por la posibilidad de mayor satisfacción de sus necesidades y depende de dos acciones:    adaptación del individuo a las normas para cumplir determinado rol aceptación del grupo del nuevo  miembro.

Los individuos al integrarse al grupo desarrollan un comportamiento. La cohesión del grupo está determinada por la comprensión común de los roles de cada miembro.

Existen  tres percepciones de rol: la formal la informal y la personal.  La posibilidad de que no coincidan entre sí es un potencial de conflicto  latente en todo grupo .

La necesidad de de liderazgo surge como inevitable para minimizar ese conflicto sin afectar a la cohesión del grupo de modo que el comportamiento grupal alcance los resultados previstos.

El ejercicio de liderazgo depende de la misión u objetivo a lograr, las características personales de los miembros y la percepción de la situación por parte del grupo. Esta última depende de la elección y permanencia del propio  líder.  El liderazgo pleno se observa en un individuo cuando reúne:  autoridad formal derivada de las normas existentes;  autoridad técnica, originada  en su capacidad y autoridad moral que proviene de su comportamiento.

Un dirigente es un líder cuando la percepción de la situación por parte del grupo le convalida el liderazgo. Si eso no ocurre, ejerce la autoridad formal pero no liderará. Todo grupo espera que su líder lo conduzca en el desarrollo de sus tareas y logre las relaciones de cooperación entre los miembros de modo que los   resultados se alcance en con la máxima satisfacción individual.  La acción del líder frente a la tarea consiste en: planificarorganizar y controlar el desempeño del   rol de cada miembro. La acción del líder ante las relaciones de los miembros se extiende a conocer sus necesidades,  favorecer una mejor percepción de la situación y lograr la coordinación  entre el grupo, clarificando permanentemente los objetivos a lograr

Continúa en:

El liderazgo en los negocios – Parte 1

Vía: Pyme’s

Deja un comentario