El mejor momento para emprender

Las historias de Steve Jobs, Bill Gates y Mark Zuckerberg han ayudado a fomentar la imagen del emprendedor moderno, cuyo estereotipo consiste en la del típico joven soltero, sociable, workaholic y que vive conectado a su computadora 16 horas al día en el sótano de la casa de sus padres en búsqueda de oportunidades de negocios.

Desafortunadamente, muchas personas toman como ejemplo a este perfil con el fin de transmitir a los demás que el mejor momento para emprender es siendo joven. ¡Claro! Con este tipo de argumento es mucho más sencillo decir que cuando eres joven pues es más fácil emprender porque no tienes dinero ni responsabilidad.

Según los que sostienen este argumento, éste es el mejor momento porque no tienes nada que perder, lo que te evita titubear en momentos difíciles. No obstante, la realidad es completamente diferente a la que comúnmente se plantea.

Los datos no mienten
En Estados Unidos, la edad promedio para emprender es de 40 años, mientras que en México Daniel Nájar, fundador de la asociación mexicana Liderazgo Emergente, afirma que: “8 de cada 10 empresas dirigidas por menores de 30 años cierra antes de cumplir el tercer año de operación”.

Es preciso decir que el tener una trayectoria profesional previa te permite adquirir experiencia, conocimiento de la industria, entendimiento de sus jugadores y proveedores para finalmente detectar una necesidad desatendida en la industria.

En Estados Unidos, más del 90% de las ideas que se ponen en marcha surgen a partir de la actividad que el emprendedor se encontraba desarrollando anteriormente.

A través del libro The Anatomy of an Entrepreneur, de la Fundación Kauffman, pude constatar que el estereotipo del joven emprendedor es completamente falso, ya que 59.7% de los encuestados por Kauffman comentaron tener al menos un hijo.

Tan sólo 69.9% eran casados cuando iniciaron su primer negocio. En cuanto a la experiencia profesional se refiere, los datos van en el mismo sentido.

Un dato estadístico muy curioso es que el 75.4% de los emprendedores consultados por la fundación Kauffman afirmó haber trabajado por más de seis años como empleado en una compañía antes de crear su propio negocio.

Joven emprendedor o emprendedor experimentado. Me atrevería a asegurar que la experiencia previa mitiga el riesgo de fracaso. Por lo tanto, quisiera concluir con el siguiente argumento: el mejor momento no depende de la edad que tienes.

Esto lo digo porque el mejor momento puede ser hoy mismo, siempre y cuando estés dispuesto a iniciar un nuevo proyecto de vida. Decídelo tú mismo. Sin embargo, el mejor momento es cuando aceptas hacer todos los esfuerzos y sacrificios necesarios para llevar tu proyecto de vida hacia una realidad exitosa.

Es en este día en donde no lo debes pensar más: emprende y disfruta de un gran camino emprendedor.

*Vincent Speranza es director General de Endeavor Puebla.

Fuente: El Empresario.mx

Artículos Relacionados

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion