El secreto de Richard Branson para triunfar en los negocios

La práctica del deporte es óptima para la mayoría de las personas y aún más para los emprendedores. No solo ayudará a su desarrollo físico, sino que acrecentará también su fortaleza mental.

Para Richard Branson, el deporte siempre ha sido fundamental en su vida. Según asegura el fundador de Virgin Group, su sueño de joven era jugar al tenis en Wimbledon.

Pero, sin el suficiente talento para convertirse en profesional, continuó jugando como amateur hasta la actualidad, además de practicar otras actividadea deportivas como la natación, el ciclismo y el senderismo.

Si bien hay un oponente al otro lado de la red, Branson dice que el adversario más desafiante es uno mismo. Es necesario tener el estado mental correcto para dar lo mejor de sí. De hecho, el multimillonario indica que la disciplina y determinación necesarias para competir como un atleta profesional se parecen a lo que se necesita para ser un emprendedor.

Suscríbete a nuestro boletín informativo


Esto también significa que, tanto en los negocios como en el deporte, existe la posibilidad de redimirse. Si se pierde un tie break, pronto llega otro set. Si se te pasa una gran oportunidad para invertir, pronto aparecerá otra.

Y si el plan de negocio, una estrategia de marketing y un buen equipo son elementos esenciales para construir una empresa ganadora, al frente de esa compañía debe estar un gran empresario, con una gran fortaleza física y espiritual que le sirvan para afrontar con éxito cada día.

Por eso que entre las cosas que hace la gente de éxito, es que tienen hábitos para hacer deporte, pues cuidan su cuerpo y su mente, como lo hace Richard Branson, todo un triunfador en sus negocios.

El viaje de su vida

Precisamente, cuando la editora de turismo de Bloomberg, Nikki Ekstein, le preguntó a Richard Branson ¿cuál fue el mejor viaje que hizo en su vida? Su respuesta podría ser el viaje más ambicioso y agotador que se haya escuchado.

“Mis mejores vacaciones son los desafíos anuales con mis hijos adultos. El año pasado recorrimos 2,500 kilómetros en bicicleta, luego caminata de diez días desde el sur de Suiza hasta la punta de la bota de Italia. Después nadamos a Sicilia e hicimos un maratón hasta la cima del monte Etna”.

Te puede interesar: 10 consejos de Richard Branson para ser exitoso

También les gustan los viajes que tienen un propósito, de modo que no es de sorprender que esas vacaciones de un mes estilo triatlón fueran parte de un programa que dirige Virgin llamado Strive Challenge, que saca a viajeros en buen estado físico de su zona de confort para fomentar el crecimiento personal, al tiempo que recaudan fondos para una organización de empoderamiento de la juventud con sede en el Reino Unido denominada Big Change.

De tal modo que Branson y su familia, una vez al año, recorren Italia de punta a cabo, ya sea caminando o en bicicleta. Por ejemplo, parten de Cinque Terre, cuyo camino algo ondulado bordea la costa del Ligure durante la mayor parte de una ruta de 64 kilómetros a pie.

Y mientras siguen hacia el sur por la costa, llegan a Lucca, uno de los pueblitos más encantadores de la Toscana, con fácil acceso a algunos de los mejores viñedos de la región para luego dirigirse directamente al balneario toscano de Livorno. Para entonces necesitarán el descanso, pues faltan más de 1,000 kilómetros para llegar a la punta de la bota.

Luego llegarán a Nápoles en bicicleta para arribar a Sorrento y seguir a pie hasta Capri o Ischia.  El último tramo del tour en bicicleta pone a prueba su resistencia: son unos 400 kilómetros de campo sin obstáculos, en su mayor parte a través de olivares y parques nacionales protegidos.

Entre la distancia y la belleza del lugar, tiene sentido dividir este tramo en varios días de ciclismo, como lo hace el equipo de Branson. Y si para llegar a Sicilia, la mayoría de la gente toma el ferry, Branson cruza el estrecho de Mesina a nado. Toda un reto’ verdda?

Vía: gestion.pe

Lee también: CURSOS GRATUITOS DE DESARROLLO PERSONAL