El sector inversiones, ¿un lugar para potenciales suicidas?

ejecutivo-suicida

Una ola de suicidios en la banca sorprendió al mundo tras la Gran Depresión del 29. Vivimos de cerca un fenómeno similar entre banqueros y corredores de bolsa a fines de la década pasada, cuando estalló la crisis mundial del 2008. ¿Qué relación oscura se teje entre el suicidio y los empleos ligados a los sectores financiero y bursátil? Ahora, vamos a descubrirlo.

Hong Kong fue el escenario del inesperado suicidio de un funcionario del JP Morgan a inicios de año. Tres semanas antes, otro hombre ligado a las finanzas realizó la misma acción desde un edificio de la misma compañía en Londres. ¿Meras coincidencias? Las alertas en JP Morgan, así como de otras instituciones financieras, tales como el Deutsche Bank, Zurich Insurance Group y Rusell Investements se encendieron. ¿Era el trabajo dentro de las organizaciones el origen de estos fatales desenlaces?

Precisamente, para averiguar si la actividad ligada a la banca e inversiones era potencialmente mortal, la revista Fortune pidió la colaboración de la CDC (Centro para el Control y Prevención de Enfermedades de EEUU), sobre este tema tan espinoso. Tras ocho años de investigaciones, tiempo en el cual también se observó una severa crisis que impactó a los principales bancos del mundo, los resultados fueron los siguientes:

  1. Si bien, existe un gran estrés entre los trabajadores de dedicados a la banca e inversiones, el estudio concluyó que “solo” existía un 39% más de posibilidades que un empleado de esta área se suicidase en comparación al resto de la población norteamericana.
  2. De hecho, los profesionales ligados a la banca e inversiones no son los más cercanos al suicidio. Se observó que los abogados y los médicos, con un 54% y 97% respectivamente, tenían más probabilidades de cometer un suicidio con respecto al común denominador estadounidense.
  3. Se identificó que no todos los trabajadores financieros que se habían suicidado pertenecían a las áreas de inversión del banco. Muchos eran profesionales diversos que apoyaban a los bancos, pero cuyas funciones no necesariamente se veían afectadas con los cambios intempestivos de la bolsa.
  4. Que la tasa de suicidios en la población norteamericana entre los 35 y 64 años (periodo de máximo auge profesional) aumentó en un 28% entre 1999 y 2010. Ello, desvirtuaría que solo los profesionales de la banca que toman el suicidio como una opción sean una mayoría.
  5. Que las personas mayores de 50 años son los que mayores probabilidades de suicidio tienen, pues la tasa aumentó considerablemente, en un 48%, durante el mismo periodo de tiempo.

¿Confía en estas cifras? ¿Considera que existen profesiones u oficios que produzcan una mayor cantidad de suicidas que los relacionados a las inversiones y la banca?

Vía: cnnexpansion.com

Artículos Relacionados

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion