5 verdades que debe saber todo emprendedor

emprender

Si planeas dejar la empresa para poder seguir tus sueños como emprendedor tienes que tener en cuenta que no todo son beneficios en la vida del emprendedor.

Las personas que inician sus startups, negocios, pequeños comercios, etc. Piensan en convertirse en un gran empresario o en el próximo Mark Zuckerberg. Pues muchos sueñan con eso.

Todo parecer ir viento en popa, sin embargo hay que tener en cuenta ciertas verdades al momento de emprender, pues esto te dará una mayor perspectiva de las cosas que te esperan si has optado por emprender algo nuevo.

Suscríbete a nuestro boletín informativo


1. Tu salario no será el mejor

Puedes ser el dueño, pero no necesariamente serás el que mayor retribución obtenga, al menos al principio no será así. Pues lo que obtengas o ganes será para reinvertirlo en pagar a profesionales o algún sistema que mejore el funcionamiento de tu empresa. Por lo tanto hacerte la idea de que al principio no ganarás tanto dinero como lo esperas es algo que deberías tener en cuenta.

2. Emprendedor, tienes que animarte tú mismo

Frente a algún problema solamente tú podrás animarte, puesto que se hará común escuchar expresiones como: “te lo dije”, “te hubieras quedado en tu trabajo”, “no sabes a lo que te metiste”, y un largo etcétera. En esos momentos te encontrarás solo y solamente tú tendrás que darte aliciente y animarte para poder seguir adelante.

3. Olvídate de los beneficios de dependiente

Cuando tenías tu trabajo gozabas de muchos beneficios, ver en tu cuenta de ahorros el día 31 de cada mes (o 30 si es el caso), el integro de tu sueldo. Además, si estabas enfermo pues no ibas al trabajo, además de la gratificación, utilidades y, sobre todo, las vacaciones. Todos estos beneficios serán cosa del pasado porque cuando emprendas tu proyecto no tendrás vacaciones (al menos al principio no será así), si estás enfermo tendrás que ir así al trabajo, pues no habrá quien te reemplace, y en cuestiones de dinero no será tan puntual como en tu antiguo trabajo, y si es así tendrás que reutilizarlo.

4. Tendrás que sonreír aunque no quieras

A pesar de que el dinero no alcance o tengas problemas de otra índole con tu negocio vas a tener que sonreír en todo momento. Hay quienes han confesado que al principio les costaba hasta las lágrimas mantener su negocio, porque la situación era difícil o incierta, pero a pesar de todo eso tenían que abrir su negocio al día siguiente y sonreír a todos los clientes por igual.

5. Un balance entre vida laboral y vida privada es casi imposible

Casi imposible por no decir imposible, pues el tiempo se te irá volando y aun así habrá muchas cosas que aún quedarán por hacer. Y si logras tener tiempo para tus cosas, pues en esos momentos aún pensarás en tu negocio, en lo que puedes mejorar, en las cuentas que pagar, etc.

Emprender un negocio no es fácil, sobre todo si te proyectas en obtener grandes resultados, sin embargo la satisfacción de concretarlo y decir: “no fue fácil, pero sí pude hacerlo”, es algo invaluable, algo de lo más sublime que probarás en tu vida, y sí, vale la pena arriesgarse.

Vía: soyentrepreneur.com y crisisynegocio.com

Foto: insolitwomen.com

Artículos Relacionados

comments