Emprendedoras peruanas : cuatro historias de éxito

Estas emprendedoras al frente de negocios de éxito son ejemplos de innovación, gestión y trabajo duro para cualquier aspirante a empresario. Un ejemplo a seguir como homenaje por el Día Internacional de la Mujer.

Las mujeres emprendedoras son aquellas que han transformado sus pasiones en negocios y que hacen llegar el talento a todos los rincones del mundo.

Son aquellas mujeres que lograron superar todas las adversidades y hoy triunfan haciendo lo que más le gusta hacer. Por esa razón este Día Internacional de la Mujer, te ofrecemos la historia de 4 talentosas peruanas que están dando que hablar en el mundo de los negocios.

Suscríbete a nuestro boletín informativo


1. Azucena Gutiérrez, Administradora de Empresas; Cadena de jugos “Disfruta” (Lima)

Mucho antes de que Azucena Gutiérrez se graduara con altas notas en Administración de Empresas, ya tenía claro lo que era ser una emprendedora. Lo había aprendido de niña tras observar y meter mano en las labores diarias de sus padres al frente de un restaurante de pescados y mariscos. Desde levantarse a las 5.30 a.m. para ir al mercado, hasta atender a los clientes cuando ya era más grandecita.

Hoy, junto a sus dos hermanos, es responsable de Disfruta, una cadena de juguerías que tiene 30 sedes en todo el país, que se fundó en 2007, y que hoy cuenta con 150 trabajadores directos y sostiene su demanda de frutas con la cosecha de cerca de 300 familias de Sierra Exportadora, siendo una de las cadenas de jugos más grandes del Perú que incluso se ha extendido a países como Chile y Panamá.

2. Lidia Cortez, Artesana, agricultora y empresaria, Empresa Wari de los Andes (Puno)

Con 57 años, es una empresaria puneña que anualmente organiza 4 ferias en Lima. Ha exportado sus tejidos a Estados Unidos, Suiza y España. La capital le puso obstáculos, pero ella no se rindió jamás.

Lidia creció en la comunidad campesina Villa de C’cota, Puno. Además de realizar las labores en su chacra, ella comenzó a vender chompas de alpaca en ferias dominicales. Lidia siempre tuvo en mente la idea de crecer, sin embargo, cada vez que iba al banco para pedir un préstamo de negocios se lo negaban, argumentando que ese tipo de financiamiento solo se lo daban a las asociaciones.

Ello no la detuvo, más bien la animó a formar su primera asociación de tejedoras. No pasaría mucho tiempo y un banco la convocó para estimular la creación de asociaciones artesanales en diferentes localidades. Fue así que en menos de medio año, ella logró formar 40 asociaciones en Puno, región donde Lidia organizó ferias para la venta de los productos que las asociaciones hacían.

Extenderse a Lima fue un proceso más difícil, pero lo consiguió. Actualmente, Lidia dirige la Asociación Regional de Artesanos de Puno desde el 2004 y es fundadora de su empresa “Wari de Los Andes”.

También vende sus cosechas de quinua, cañihua, kiwicha y soya mediante BioCultivos Lidia Cortez y exporta granos al exterior a través de su más reciente empresa, Jaku y ha exportado sus tejidos a Suiza, España y Estados Unidos.

Te puede interesar: Las 12 mujeres que revolucionan el Perú

3. Rosario Bazán, fundadora de “Danper”, empresa exportadora de alimentos (Lima)

Rosario Bazán ha impreso en la agroexportadora Danper un estilo propio, concentrado en generar bienestar a sus colaboradores, sin importar que el mercado de sus frutas y hortalizas sean los cincos continentes. Fundada en 1994 con su esposo, el esfuerzo de Bazán ha logrado que la empresa figure entre los líderes de un sector dominado por hombres.

De tal forma que su éxito ha sido reconocido en el Perú y en el extranjero. El 2015 logró dos importantes reconocimientos. Primero, el Premio Líderes Empresariales del Cambio, en la categoría ‘Empresarios de Empresas Corporativas’, siendo la única mujer entre 17 aspirantes a dicho galardón; y segundo, el Premio Nacional Ganadora de Ganadores, convirtiéndose en la primera líder empresarial en obtener esa distinción.

Asimismo, el 2016 fue elegida por la corporación internacional EY, en reconocimiento a su capacidad para construir un negocio sostenible, para formar parte del jurado internacional que evaluó a los nuevos aspirantes al premio EY World Entrepreneur of the Year. En tanto, el Gobierno Regional de La Libertad, como parte de su programa ‘Cultura de Reconocimiento’, le otorgó una distinción especial por su destacada trayectoria personal y profesional, así como su valioso aporte al desarrollo económico y social de la ciudad de Trujillo, de la región La Libertad y del Perú., de donde es originaria.

4. María Esther Landa Chiroque, Administradora y carpintera metalúrgica (Lima)

Rara vez, detrás de esas máscaras de metal y entre las chispas de soldar, aparece el rostro de una mujer. La soldadura es un oficio entendido para hombres si no por capacidad, al menos, por costumbre.

A María Esther Landa le aburrieron las tradiciones infundadas. Así que Landa se dedicó a la carpintería metalúrgica siendo fundadora y gerenta del grupo Santa María, una empresa que fabrica y alquila estructuras de metal. Una mujer que al contar su historia se remonta a sus diecisiete años, cuando empezó sus estudios de electricidad, trabajó como mecánica automotriz, se inició en la soldadura pura y decidió fundar una empresa.

En efecto; a la edad de 14 años, ella ya había estudiado mecánica automotriz. Cuando tenía 16 ya había abierto su propio taller de soldaduras básicas, y cando cumplió 20 años fundó su empresa de estructuras metálicas junto con su hermana. En 2001 María Esther fue elegida y premiada como la “Empresaria joven del Año” de Villa el Salvador.

Vía: elcomercio.pe/ espacio.360

Lee también: CURSOS GRATUITOS DE DESARROLLO PERSONAL