¿Eres una persona verdaderamente culta?

culta

Ser culto, en palabras del escritor ruso Antón Chéjov, es un modo de ser y estar en el mundo que naturalmente nos hace más buenos, mejores, más humanos.

El origen de lo que entendemos por cultura nos lleva a pensar en la posesión de conocimiento, el cual nos engrandece, nos da más recursos para entender nuestro mundo y también nos vuelve más compasivos y, por ende, más humanos.

El concepto, en la actualidad, ha sido utilizado de manera un tanto discriminatoria, pues cierto número de personas siente ser superior a otras en base a lo que sabe. Esta tergiversación termina por convertir a las personas en seres arrogantes y con desprecio hacia los demás a quienes consideran “incultos” o analfabetos; en conclusión, el mal entendimiento del concepto de la cultura terminado deshumanizando a los humanos.

Suscríbete a nuestro boletín informativo




Ahora, ¿te gustaría saber si eres verdaderamente culto? Solo si has entendido que la sapiencia es tal cuando enaltece mas no enorgullece podrás reconocerte como un auténtico culto.

Y si deseas identificarte mejor, pues a continuación te mostramos ocho características de la gente verdaderamente culta.

1) Respetan la personalidad humana y, por lo mismo, son siempre amables, gentiles, educados y dispuestos a ceder ante los otros.

2) Tienen simpatía no solo por los mendigos y los gatos. Les duele el corazón por aquello que sus ojos no ven.

3) Respetan la propiedad de otros y, en consecuencia, pagan sus deudas.

4) Son sinceros y temen a la mentira como al fuego. No mienten incluso en pequeñas cosas.

5) No se menosprecian por despertar compasión. No tensan las cuerdas de los corazones de los demás para que los otros giman y hagan algo (o mucho) por ellos.

6) No tiene vanidad superflua. No se preocupan por esos falsos diamantes conocidos como celebridades, si ganan unos céntimos, no se pavonean como si estos valieran cientos de soles, y no alardean de poder entrar donde otros no son admitidos

7) Si tienen un talento, lo respetan. Le sacrifican el descanso, las mujeres, el vino, la vanidad. Se sienten orgullosos de su talento.

8) Desarrollan para sí la intuición estética. No pueden ir a dormir con la misma ropa, ven las grietas de las paredes llenas de insectos, respiran un mal aire, caminan en el piso recién escupido, cocinan sus alimentos sobre una estufa de aceite.

Para ser culto de verdad necesitas trabajar constantemente, día y noche, leer, estudiar, y tener fuerza de voluntad. Recuerda, persona culta, que cada hora es preciosa para ti.

¿Ya empezaste a ser una persona verdaderamente culta?

Vía: radiomacondo.fm

comments

Autor entrada:

Deja un comentario