Estas son las tareas que un CEO nunca debe delegar

El trabajo en equipo fortalece las instituciones y la operatividad de las empresas, pero existen tareas que sólo los CEOs deberían realizar.

 

Hay una palabra  que debería estar presente en la cultura de todas las empresas : delegar. Si bien es cierto que trabajar  en equipo y saber administrar las obligaciones es tarea directa de los CEOs, sin embargo, la confianza en el equipo de trabajo no debe viciar ciertos aspectos que como líder se debe hacer personalmente.

Si bien el secreto del éxito de grandes empresarios puede atribuirse a su gran visión y olfato para los negocios, muchos opinan que el verdadero logro de todo CEO, es su íntima conexión con cada una de las áreas de la empresa.

Tenemos el caso de Steve Jobs; uno de los mejores CEO’s de los últimos tiempos. Pero además fue un ejecutivo fuera de lo común: mientras la función natural de estos líderes es la de delegar funciones, Jobs no sólo distribuía tareas, también se involucraba en ellas.

Por ello que varios expertos coinciden en que esta poco recurrente forma de administrar las organizaciones puede traer, inevitablemente, excelentes resultados. Y aunque es probable que muchos consejeros delegados no lleguen a tener el éxito de Jobs, sí puede ser un punto de partida considerar algunas de las funciones que tienden a derivar a otros, pero que sería positivo que comenzaran a resolver:

1. Definir y potenciar una cultura corporativa

Preocuparse de diagnosticar la cultura existente y moldearla en la dirección que se considere apropiada, es una de las grandes tareas que los CEO frecuentemente no realizan. Este trabajo es encargado implícitamente a la función de Recursos Humanos pero es un grave error. Las culturas solamente se mueven si el ejecutivo máximo está detrás de ello, dedicándole tiempo, recursos e imagen.

2. Dedicar tiempo a evaluar, reclutar y desarrollar a los colaboradores

Otra de las funciones que generalmente realizan los departamentos de Recursos Humanos, pero que debiera realizar un CEO es la de dedicar tiempo a evaluar, reclutar y desarrollar a los ejecutivos. Algunos entendidos creen que un directivo que se preocupa de esta vital función, ayudará a mejorar el proceso de selección de personal y a incrementar la productividad laboral, escogiendo profesionales con experiencia y capacidad para liderar equipos de trabajo.

3. Cultivar la confianza y los canales de comunicación

En una cultura de confianza el CEO debe fijar metas y comportamientos, para luego proporcionar los recursos para lograrlos.El CEO debe involucrarse en las funciones para identificar si esas metas se están logrando con los comportamientos definidos. Si algo está fuera de curso debe resolver los desajustes. Por eso que un CEO debe estar enterado de lo importante de cada función, pero dejando los detalles a los especialistas.

4. Hacer trabajar al equipo sincronizadamente

Un CEO destacado debe preocuparse de construir un buen equipo directivo, con distintas responsabilidades y experiencias, de modo que la labor en conjunto sea enriquecedora. Pero una vez conformado este equipo, no basta con encargar responsabilidades y seguir el camino. Un buen consejero debe reconocer los talentos y ponerlos a trabajar sincronizadamente bajo su alero y supervisión .

5. Inmiscuirse cuando se presenten conflictos

Por último, un CEO debe tener actuaciones puntuales cuando surgen conflictos en la empresa. Y es que existen oportunidades o situaciones en las que se requiere que el CEO actúe. Si él en esos momentos no actúa perderá autoridad, y si actúa ganará autoridad y demostrará su poder. En ese sentido si, por ejemplo, hay una crisis grave con un gran cliente, será importante que sea el CEO quien resuelva ese inconveniente y no otras personas, por muy capaces que sean.

Vía: mba.americaeconomia.com

Lee también: CURSOS GRATUITOS DE DESARROLLO PERSONAL

Artículos Relacionados