Gestos del lenguaje corporal que arruinan tu branding personal

gente-nerviosa

¿Te sudan las manos? ¿Te comes las uñas? ¿Sudas en exceso por el nerviosismo? Si éstos síntomas se presentan ante una junta o reunión de negocios … ¡estás en problemas!

Y es que ciertas partes del cuerpo son los que más se observan durante una junta de negocios; como por ejemplo, el rostro y las manos.

Por ello, si no existe un control sobre el lenguaje corporal, éstos “ errores instantáneos” se verán visibles irremediablemente.

En este sentido, te mostramos algunos gestos del lenguaje corporal que, sin dominio, puede echar a perder tu imagen:

Morderse las uñas

Si bien es cierto es considerado como una mala costumbre, si uno se muerde las uñas proyecta una imagen  ansiosa, sin  control de la situación y que puede tomar una decisión impulsiva.

Y esto es fatal en un ejecutivo quien, al mostrar unas uñas mordidas, pierde de inmediato respeto y jerarquía ante los demás.

Morderse el labio inferior

Es un acto que denota nervios y duda ante lo que decimos lo que es común observar en las exposiciones de negocios. Otra forma es humedeciendo los labios luego de pasar la lengua sobre ellos.

Sudan las manos

Es un acto que refleja temor por no conseguir algo por lo que nos mostramos nerviosos e inseguros considerado uno de los gestos corporales que más daño hace a tu imagen, especialmente al momento de saludar con la mano a la gente.

¿Cómo controlarla? Antes de cualquier tipo de evento, hay que ser precavido y llevar consigo un pañuelo de algodón y discretamente “secar” la mano antes de estrechar la diestra.

Fruncido del entrecejo repetidamente

Es sorprendente lo difícil que es dominar cada músculo del rostro. Si tenemos una cara con el entrecejo fruncido la señal inmediata es que uno se encuentra  “enojado, molesto o incómodo”.

Lo grave del tema es que sin darnos cuenta estamos enviando un mal mensaje al interlocutor que no queremos comunicar.

No sonreír

No cabe duda que  todos desean hacer negocios con las personas sonrientes que las serias, pues ofrecen una imagen antisocial. Y este es el caso de las personas tímidas que sonríen poco mostrando un lenguaje corporal que en vez de invitar a “interactuar”, señala sin palabras “no molestes”.

Nunca se debe olvidar que en el mundo empresarial y de negocios las relaciones personales son la clave para el éxito.

Ocultar las manos

Se dice que las manos convierten los ademanes en adjetivos de las palabras. Entonces, cuando vemos a una persona mover adecuadamente sus manos sin exagerar, demuestra seguridad y confianza.

En cambio aquellas que las ocultan, ya sea colocándolas bajo el escritorio o metiéndolas en los bolsillos del pantalón, ofrece una imagen poco fiable y que “algo oculta”.

Ante lo expuesto, ¿Has tenido que afrontar una experiencia de peste tipo? Si fue así, ¿Cómo lograste superarlo?

Vía: altonivel

Artículos Relacionados

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion