Hace 22 años, Steve Jobs dijo una cosa que separa a las personas exitosas de quienes sólo sueñan

Es una frase que quizás no esperabas escucharlas del genio, pero que todos pueden decirlo ….¡y deben hacerlo!

Son muchísimas las lecciones más importantes que Steve Jobs enseñó durante su tiempo en Apple. No sorprende que todas ellas estén relacionadas con la impresionante habilidad que tenía Jobs para obtener la respuesta de las personas.

Quienes trabajaron con él, aseguran que siempre estableció expectativas extremadamente altas desafiando a otras personas a trabajar más duro, a trabajar más tiempo y hacer más , a veces más de lo que creían posible.

Digamos que Jobs era exigente. Pero también creía en el poder de preguntar.

En alguna ocasión al ser entrevistado en 1996, el fundador de Apple reveló que nunca encontró a nadie que no quisiera ayudarlo, si les pedía ayuda. Cuenta aquella ocasión cuando llamó al propio Bill Hewlett, al tener 12 años.

“Hola, soy Steve Jobs. Tengo 12 años. Soy un estudiante en la escuela secundaria. Quiero construir un contador de frecuencia, y me preguntaba si tienes repuestos que pueda tener”, contó Jobs recordando que el fundador de HP echó a reír para luego enviarle los repuestos, y hasta …¡ese verano le dio un trabajo en Hewlett-Packard!.

Siempre preguntar

Nunca he encontrado a nadie que haya dicho no o colgado el teléfono cuando llamé. Yo sólo pregunté. Y cuando la gente me pregunta, trato de ser receptivo, de devolverle esa deuda de gratitud. La mayoría de las personas nunca levantan el teléfono y llaman. La mayoría de las personas nunca preguntan, y eso es lo que separa, a veces, a las personas que hacen las cosas de las personas que simplemente sueñan con ellas”, asegura Jobs.

Por supuesto, a menudo no es fácil pedir ayuda. Pero para Jobs, preguntar puede hacernos sentir inseguro. Y preguntar puede hacerte sentir vulnerable. Pero, curiosamente, eso es algo bueno.

Y es que cuando se pide ayuda, sin agregar calificadores o potenciadores de imagen, cuando se dice, “¿Me puedes ayudar?”, varias cosas poderosas suceden, especialmente para la otra persona.

Te puede interesar: Cómo Steve Jobs realizaba reuniones altamente productivas

Se muestra respeto: si se ha dicho: “Sabes más que yo”, “Puedes hacer lo que yo no puedo”o “Tienes experiencia que yo no tengo”, la otra persona dirá: “Te respeto”.

Se muestra confianza: al mostrar vulnerabilidad, se admite debilidad e implícitamente se muestra que se confía en la otra persona con ese conocimiento.

Se muestra que estás dispuesto a escuchar: si se dice: “No tienes que decirme lo que crees que quiero escuchar, dime qué piensas que debería hacer”, es implícito entonces que se desea escuchar.

Así que al mostrarte respeto y confianza en otras personas, y al darles la libertad de compartir libremente tu experiencia o conocimiento, se obtiene la ayuda que se quiere de esa persona. Obtienes más, mucho más.

Y también lo hacen otras personas, porque obtienen un verdadero sentido de satisfacción y orgullo que proviene de que se les muestra el respeto y la confianza que ellos y todos merecen.

Además, les facilita la tarea de pedirle ayuda cuando la necesiten. Por eso que para Jobs, es bueno expresar vulnerabilidad, admitir una debilidad y saber cuándo se necesita ayuda.

Vía: Inc

Artículos Relacionados