Hippie que abrió un negocio excéntrico ahora es millonario

“Sigue tu corazón”, es un lema fácil de repetir, pero más difícil de poner en práctica cuando se trata de negocios para un hippie que avizoró el negocio de su vida.

Bob Goldberg tenía apenas 25 años cuando comenzó a vender comida vegana con tres amigos en un café de Los Angeles, en 1970. Entonces nadie lo tomó muy en serio: parecía un acto de excentricismo como parte de la cultura hippie de la época.

Cuarenta años después, la empresa con el romántico nombre de Follow your heart (Sigue tu corazón) es un negocio lucrativo, que ha ingresado entre 40 y 50 millones de dólares en comida vegana y alternativas a la carne y los lácteos.

Suscríbete a nuestro boletín informativo


Bob Goldberg y sus amigos, Michael Besancon, Spencer Windbiel y Paul Lewin, abrieron inicialmente el café en Canoga Park, del cual muchos les dijeron que el negocio nunca sobreviviría.

En lugar de estrellarnos de inmediato, la tienda tuvo mucho éxito”, dice Goldberg, quien ahora tiene 71 años. “Creo que lo que la gente no se había dado cuenta de lo cómodo que es para alguien que no quiere estar cerca de esos productos cárnicos ir a una tienda donde puedan comer cualquier cosa”.

Amor de vegano: sin carne ni leche

El café y la tienda en Canoga Park se mantienen en pie después de 46 años, pero la parte principal de Follow Your Heart es su negocio mayorista, con sede en una fábrica a pocos kilómetros de distancia. Lo cierto que la empresa emplea a unas 225 personas y vende productos en 17 países, incluyendo el Reino Unido, Israel y México, y cuyas exportaciones representan más del 10% de sus ventas totales.

Actualmente, la empresa produce y distribuye millones de frascos de “veganesa”, una mayonesa sin huevos, además de una variedad de quesos veganos y otros productos afines y sin gluten.

Te puede interesar: De dormir en las calles a convertirse en millonario; la historia de John Paul Dejoria

Con entre US$40 y US$50 millones en ventas proyectadas para este año fiscal, los alimentos veganos y de productos con alternativas a la carne y los lácteos, ya no son considerados como parte de la contracultura.

En su momento, el café de Goldberg y sus amigos se encontraba en la parte trasera de un supermercado en este suburbio en Los Ángeles, y servía a un público ávido de comer sándwiches de aguacate y germen de soja entre sonido de campanillas y el olor a incienso.

Poco después, los cuatro socios se tomaron todo el supermercado y siguieron sus corazones al retirar todos los productos con carne. La gente les dijo que estaban locos y que el negocio nunca prosperaría.

No todo fue éxito

Goldberg dice que el éxito de su empresa radica además en la gran variedad de productos alternativos para vegetarianos y veganos. No obstante, las cosas no siempre marcharon sobre ruedas en el negocio.

Un intento de abrir un segundo café con una tienda en Santa Bárbara, unos 160 km al norte de Los Ángeles, fracasó y dos de los cofundadores se retiraron del negocio a mediados de los 80, porque su deseo de lanzar una cadena de almacenes no tuvo apoyo. Al final, los dos vendieron sus intereses a Goldberg y al último de los cofundadores, Paul Lewin, quienes hoy administran la empresa.

En su cargo de gerente ejecutivo, Goldberg ha optado por mantener la empresa independiente, esquivando las frecuentes ofertas de inversionistas de riesgo interesados en el mercado de moda vegano.

“Hubo mucho interés de parte de inversionistas”, dijo, añadiendo que nunca ha estado tentado a aceptar dinero externo para crecer más rápido y que nunca quiso colocar los intereses de los accionistas por encima de lo que es correcto para sus clientes, empleados y productos.

Vía: BBC

Lee también: CURSOS GRATUITOS DE DESARROLLO PERSONAL

Artículos Relacionados

comments