Historia inspiradora: de pandillero a líder mundial en Neurocirugía Pediátrica

Ha recibido numerosos premios y condecoraciones lo largo de los años, incluyendo 27 doctorados Honoris Causa, ¿pero qué se esconde detrás de este hombre que de niño vivió en los peores barrios de Detroit?

Esta es la historia de la vida del neurocirujano pediátrico, el Dr. Ben S. Carson, reconocido por su exitosa separación de los gemelos siameses craneópagos en 1987, y que ha demostrado ser una fuente de inspiración y superación para muchas personas del planeta.

El Dr. Carson, M.D. es un médico neurocirujano, psicólogo, escritor y filántropo adventista nacido en Estados Unidos, quien es el actual Director del Departamento de Neurocirugía Pediátrica del Hospital Johns Hopkins de Baltimore, Maryland, Estados Unidos., y probablemente el mejor neurocirujano infantil del mundo.

Suscríbete a nuestro boletín informativo


Es profesor de Neurocirugía, Cirugía Plástica, Oncología y Pediatría, y ha escrito más de noventa artículos sobre neurocirugía, además de haber recibido 27 doctorados “honoris causa” y es una de las 89 “leyendas vivientes” elegidas como tales por la Biblioteca del Congreso de los Estados Unidos y CNN que lo han reconocido como uno de los veinte médicos y científicos más destacados de la actualidad.

De familia pobre

Benjamin Solomon Carson, nació en Detroit (Michigan) hace 65 años y quien a los 8 años, su madre, Sonya, se separó pues descubrió que su marido tenía otra familia y que vendía drogas asumiemndo la responsabilidad de sostener a Ben y su hermano mayor, Curtis trabajando en dos (a veces tres) puestos de trabajo a la vez para poder mantener a sus hijos.

Un problema adicional para la familia era que vivían en una zona pobre y rodeado de gente de mal vivir por lo que a los 12 años formó parte de una pandilla, pero su madre oportunamente logró sacarlo del bajo mundo involucrándolo en la lectura, a pesar que Ben desde la educación primaria tuvo numerosas dificultades escolares, llegando a ser el peor alumno de su clase por lo que era objeto de insultos y burlas que llevó a desarrollar un temperamento agresivo e incontrolable.

Ante la constante humillación de sus compañeros, Ben llegó a pensar que no sólo era el niño más tonto de la escuela, sino del mundo entero. A pesar de todo, su madre constantemente le decía: “Ben, todos lo pueden hacer, pero nadie mejor que tú”.

Así que un día, estando su madre haciendo labores de limpieza en la biblioteca de la casa donde trabajaba, se quedó admirada por la cantidad de libros ahí reunidos. En ese momento de contemplación, súbitamente entró a la habitación el viejo profesor dueño de esa casa, y entonces la mujer se atrevió a preguntar: “Profesor ¿acaso ha leído todos esos libros?”. El hombre contestó: “Casi todos”.

Te puede interesar Puff Daddy : de repartidor de periódicos a magnate musical multimillonario

Esta breve experiencia fue suficiente para la madre de Ben. En ese momento intuyó con toda claridad los pasos a seguir con sus hijos. Así fue que tomó una sencilla pero trascendental decisión que habría de cambiar el futuro de los niños: condicionarles la televisión, negó a dejarlos salir a jugar hasta que hubiesen terminado la tarea de cada día y de leer dos libros por semana. Esta era la nueva regla del juego.

Al paso del tiempo Ben empezó a disfrutar de los libros, del aprendizaje que, al combinar la lectura con la música clásica, gradualmente su imaginación comenzó a despertar de manera genial: así empezó a imaginarse a sí mismo siendo doctor. Fue entonces que se dio cuenta de que no era tonto. En el lapso de un año y medio, ante la mirada incrédula de sus compañeros y maestros, pasó de ser del alumno “más tonto del mundo” al más sobresaliente de la escuela. Se graduó con honores.

Médico ejemplar

Gracias a su aprovechamiento Ben recibió una beca para la Universidad de Yale, donde, en 1973, obtuvo con honores una licenciatura en Psicología. Después, en 1977, en la Universidad de Michigan se graduó en medicina, su oficio soñado, también con honores. Hay que destacar que Carson había querido ser médico desde que era niño, después de enterarse del bien que realizaban los médicos misioneros de su iglesia.

Fue aceptado en el prestigioso hospital Johns Hopkins en Baltimore, Maryland, siendo el primer afroamericano residente de neurocirugía. Su excelente coordinación mano-ojo y sus habilidades de razonamiento lo convirtieron en un sobresaliente cirujano. Para 1982, con solo 32 años, ya era el jefe de residentes; y un poco más adelante fue nombrado director de neurocirugía pediátrica. Fue el médico más joven en ocupar esta posición.

Cabe anotar que Ben Carson es uno de los neurocirujanos más famosos del planeta al ser pionero en avanzados métodos quirúrgicos. En septiembre de 1987, Carson hizo historia siendo el cirujano principal del equipo de setenta personas que realizó exitosamente, tras 22 horas, el complejo procedimiento de separar a los gemelos siameses alemanes, Patrick y Benjamin Binder, de siete meses de edad, que estaban unidos por la parte posterior de la cabeza. Las operaciones de este tipo siempre habían fracasado, resultando en la muerte de uno o ambos bebés. Sin embargo, los hermanos Binder sobrevivieron y ahora tienen vidas completamente independientes.

Tambien Carson es considerado uno de los 20 principales médicos y científicos de Estados Unidos y una de las 89 “leyendas vivientes” y que en el 2008 fue galardonado con la “Medalla Presidencial de la Libertad” en EE.UU. (es una condecoración otorgada por el Presidente de los Estados Unidos, equivalente a la Medalla de Oro otorgada por el Congreso) y es la concesión civil más alta en los Estados Unidos).

También fue galardonado con la Medalla Spingarn, el más alto honor otorgado por la Asociación Nacional por el Progreso de la Gente de Color (NAACP) y la Medalla Presidencial de la Libertad, la más alta consideración otorgada a un civil en EE.UU.

La vida de Ben Carson fue llevada al cine en 2009 en la película “Manos milagrosas”, dirigida por Thomas Carter y protagonizada por Cuba Gooding Jr. y Kimberly Elise donde se muestra su vida al convertirse en el primer afroamericano residente de neurocirugía en elHospital Johns Hopkins en Baltimore.

Sin duda que Ben Carson es ejemplo de entrega para los jóvenes del mundo entero y que demostró que, en ocasiones, aquellos que tienen más posibilidades de salir adelante —por la abundancia de los recursos— se quedan en el camino, y esos que menos oportunidades tienen para triunfar, terminan asombrando a propios y extraños. .

Vía: diarioenabierto.wordpress.com

Lee también: CURSOS GRATUITOS DE DESARROLLO PERSONAL