Historias de éxito de emprendedores peruanos que te sorprenderán

Si en verdad quieres iniciar un negocio, tal vez estos casos puedan inspirarte y guiar tu idea de emprendimiento.

No existe una receta mágica para alcanzar el éxito empresarial, pues el único camino ideal es comenzar negocios verdaderos desde el primer peldaño, lo que involucra mucho trabajo, pero así es la vida de quien desea llegar a la cima.

Las ideas y oportunidades no se crean de la nada. La única forma que se conoce entonces para comenzar es aprender una habilidad comercial y trabajar duro por lo que estas historias que tal vez nunca has escuchado, sean de inspiración.

Suscríbete a nuestro boletín informativo


 

1. William Ulloa, 46 años, empresa de calzado

El año pasado, los peruanos se sintieron orgullosos cuando la actriz Emma Watson compartió una foto en las que usaba unos zapatos de la marca Nisolo que fueron producidos en Perú, exactamente en Trujillo.

Esta marca es parte de la empresa peruana Creatra, en cuya gerencia se encuentra William Ulloa, cuya historia es un ejemplo de emprendimiento. A los 18 años, William llegó a Trujillo en busca de mejoras para su familia. Durante 14 años estuvo trabajando en una fábrica de zapatos de la ciudad, hasta que deicidó abrir su propio negocio. Con un ahorro de 1400 soles compró una máquina de perfilado y recibió ayuda de la iglesia evangélica a la que asistía, quienes lo apoyaron con el material como cuero y otros.

Así empezó todo; William recorría los mercados de Trujillo ofreciendo sus zapatos; también realizaba envíos a algunas provincias del sur. Hasta que el 2009 conoció a Patrick Woodyard, un joven estadounidense que se interesó por los zapatos y llevó unas muestras a su país. Para sorpresa de William,  Woodyard regresó a Perú para consolidar una alianza comercical.

De ese modo, este peruano se convirtió en el principal proveedor de calzados para damas y mujeres de la marca Nisolo con una producción de 2,500 pares de zapatos por semestre.  Actualmente, Creatra exporta zapatos a Estados Unidos, países de Europa y Asia con una producción que supera los 15,000 anuales. En la plata de Trujillo trabajan más de 100 personas, entre operarios y personal administrativo.

2. Francisco Quispe, 32 años, fábrica de maquinarias textiles

Originario del Cusco, Francisco Quispe, vendió golosinas, refrescos y también fue ambulante en ‘Gamarra’ luego de llegar a Lima a los 18 años. Lo hacía para apoyar a sus tres hermanos luego de quedar huérfanos de madre. Hoy es dueño de Maquiparts, una empresa dedicada a la venta de máquinas para el rubro textil y repuestos, tiene tres tiendas y ha incursionado también en el negocio de inmuebles.

Señala que su espíritu emprendedor lo aprendió de sus tíos que le dieron un lugar donde dormir en Lima y que al tener negocios lo pusieron a trabajar. “Vi la necesidad en los clientes que no había un lugar donde encontrar todo, y pensé que debía tener un local donde ellos puedan comprar lo que querían, eso me motivó mucho. Mi intención era crecer y superarme”, señala.

De tal modo que a sus 21 años decide estudiar Contabilidad en un instituto por el centro de Lima donde conoció a su futura esposa y juntos iniciaron el negocio. “Ella trabajaba en costura y era experta en el tema textil, y empezamos una sociedad. Pero no fue fácil; al no tener un apoyo económico, carecía de una mano que me ayude con dinero, fue difícil tener el capital para poder importar mercadería y ampliar este negocio, pero hemos sido constantes, trabajando mucho para salir adelante”, asegura.

Te puede interesar: 3 historias de niños emprendedores que te sorprenderán

3. María Atauje, 48 años, empresa de mototaxis

Para los que no conocen Carabayllo, este es el último distrito al norte de la Lima antes de llegar a la provincia de Huarochirí. Desde el centro de Lima, solo para tener una idea, la Municipalidad Carabayllo está a una hora de distancia un día con poco tráfico.

En esta zona, en la mayoría de casos, salvo la avenida Túpac Amaru, las calles son de tierra y se elevan hasta la punta de los cerros, donde miles de vecinos han construido precarias viviendas de ladrillo, madera o quincha. Pero, allí vive María Atauje, propietaria de Empresa de Transporte Virgen del Carmen, que reúne a la fecha 207 mototaxis, convirtiéndose en la flota más importante del distrito.

A través de su organización opera en 17 paraderos, sumando día a día más choferes que se afilian a su empresa por la confianza y respeto que tiene entre sus vecinos. Pero las cosas no siempre fueron así. hace 17 años, unos ladrones ingresaron al taller de su esposo, que se desempeñaba como tornero, fabricando piezas metálicas para motos y vehículos. Sin equipos ni herramientas, su esposo no podía trabajar, dejando a su familia sin ningún ingreso.

Entonces, María Atauje le sugirió armar un par de motos con las piezas que le quedaban en el taller, para que se pongan a hacer mototaxi, un negocio que podía resultar rentable debido a las largas distancias que tenían que recorrer los vecinos de Carabayllo hasta las avenidas principales. Así nació su empresa en honor a la santa a la que siempre le rezó por la seguridad de su familia.

Después de 17 años de haber sacado la empresa al lado de su familia, María Atauje tiene un consejo para los emprendedores: “Humildad ante todo. Saber generare confianza entre el público pero sobre todo con los trabajadores. Darles confianza fuerza y voluntad”.

Vía: laindustria.pe/trome.pe

Lee también: CURSOS GRATUITOS DE DESARROLLO PERSONAL