¿Cómo crear una red social corporativa?

Las redes sociales se insertan con mayor fuerza en la vida de la sociedad. Aprovechar su éxito en la empresa te puede traer grandes beneficios.

Hasta octubre de 2010, distintas firmas de analistas informaron que los usuarios de Internet pasan 10% de su tiempo de navegación en redes sociales. Estas plataformas atrapan cada vez más la atención de los usuarios.

Por ello, un estudio de la firma española Sowre Consulting resalta la importancia de crear comunidades digitales corporativas, de forma tal que los empleados puedan compartir conocimiento y realizar tareas colaborativas.

Las redes sociales empresariales suponen espacios de trabajo que se estructuran dentro de las organizaciones, de forma que se crean entornos controlados y seguros. Asimismo, suponen la utilización de conceptos que ya se ocupan como foros, blogs y wikis.

Suscríbete a nuestro boletín informativo


¿Para qué sirven las redes sociales?

De acuerdo con la firma de consultoría, las redes sociales corporativas persiguen cuatro objetivos fundamentales, que son:

– Optimizar la gestión de conocimiento: a través de este canal se concientizará a los empleados de la importancia de compartir su conocimiento.

– Mejorar el sentimiento de pertenencia: una red social mejora la percepción que los empleados tienen de la empresa, pues sentirán que sus opiniones son tomadas en cuenta. Además, la imagen innovadora del negocio repuntará en el exterior.

– Transmisión de los valores de la compañía: Se difunden valores como innovación, colaboración, trabajo en equipo, etc.

– Amplía los canales de comunicación: agrega otra herramienta de intercambio de información a la corporación.

Pasos para crear una red social corporativa

– Creación: entender los objetivos de construir una red social y generar soluciones.

– Funciones: es necesario preguntarse qué actividades podrán hacer los empleados en la plataforma. ¿Habrá posibilidad de contar con foros, blogs, wikis, marcadores, archivos?

– Activación: en esta etapa será necesario considerar cómo se implementará la nueva herramienta y bajo qué principios. ¿Ya tienen un manual de uso? ¿Cómo se comunicará la existencia y gestión de esta herramienta a los empleados?

– Dinamización: como en todo proceso implementado, es fundamental evaluar los resultados a fin de generar estrategias que permitan la optimización.

Fuente: Alto Nivel

Artículos Relacionados

comments