¿Inexperiencia? Conviértela en algo positivo

inexperiencia

Si vas a abrir algún negocio y buscas inversionistas, la inexperiencia no siempre es un buen gancho para conseguir socios. Sin embargo, depende mucho de la actitud que tengas para lograr tus propósitos. Si uno cree en su idea, es más fácil transmitir confianza y eso hace que los inversionistas se sientan seguros de apostar por el negocio. La seguridad es como una escalera al éxito. Si la tienes, es más fácil suplir cualquier falencia de manera rápida y con los sentidos buscando la mejor solución.

Por esto, si no tienes experiencia en el negocio, el primer paso es cambiar la idea que uno tiene de inexperiencia por un valor positivo. La falta de experiencia no solo significa que no conozcas algo o que no te hayas dedicado a ello siempre, sino que vienes con una visión fresca del negocio, con la capacidad de detectar cosas que otros no (porque ya se acostumbraron a un ritmo) y además con ideas innovadoras. Siempre suena mejor innovación que inexperiencia. Sin embargo, no solo debe quedar en palabras sino en acciones. Si efectivamente crees en tu idea y esperas que resulte, en vez de quedarte con los brazos cruzados viendo como la competencia lo hace, debes apostar por el éxito y buscar diferenciarte a través de soluciones que signifiquen ahorro de costos, de horas y productos o servicios de calidad. Esto se consigue teniendo la mente abierta para la innovación y marcando la diferencia ejecutando cada idea viable de la mejor manera.

En cada negocio, aunque sea una idea similar a otra, lo que lo vuelve diferente es la capacidad del dueño de la idea, la energía para seguir adelante y su toque personal. Nada es igual si le ponemos un poco de nuestra pasión y nuestro esfuerzo para que nuestra idea funcione.

Entonces, cuando las personas empezamos a descubrir las infinitas salidas que tenemos frente a la poca experiencia en un negocio, este comienza a fluir. Sin embargo, siempre es importante que seamos sinceros con nosotros mismos y con los inversionistas. Si bien buscas darle un significado positivo a tu falta de experiencia no significa que te inventes una vida, clientes anteriores (que en realidad no tuviste) o que finjas algo que no eres. Las cosas teóricas de cualquier negocio se aprenden rápido con sinceridad, humildad, dedicación y trabajo duro. Y al final, la práctica del día a día hará que te vuelvas un experto en la capacidad de innovación frente a tu negocio.

Y tú, ¿tenías experiencia en el rubro de tu negocio cuando decidiste abrirlo? ¿Aprendiste en el camino? Cuéntanos.

Fuente: Soy Entrepreneur

Artículos Relacionados

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion