Instrucciones para buscar un verdadero mentor

buscar-mentor

Sí, sabemos que uno puede ser inteligente, empeñoso y trabajador, puedes tener todas las virtudes que desees, pero aún así también deberás tener cerca a un mentor. ¿Pero a quién debemos calificar como el mentor correcto? Para buscar a un verdadero mentor debes tener en cuenta que esa persona ha pasado por lo mismo que tú, aunque no sólo eso ya que debe haber salido bien librada de esas dificultades y haber obtenido el conocimiento de la experiencia para que lo comparta con nosotros.

Las anteriores no son palabras vacías, porque aunque parezca mentira, los emprendedores que tienen éxito siempre cuentan con un mentor detrás de ellos. En muchos casos los buenos consejos vienen a ser tan necesarios como los conocimientos de marketing y finanzas. Buscar un verdadero mentor no es algo abstracto, es algo real.

 

¿Cómo buscar a un verdadero mentor?

Ya sabemos que la necesidad de un mentor es necesaria, pero buscar uno competente no es algo fácil sino todo un reto. ¿Cómo puedes encontrar a la persona indicada? No existe un método preciso para buscar un verdadero mentor. En algunas ocasiones tendrás que hacer “una investigación de campo”. Es decir, trata de ir a eventos de tu rubro como comidas, seminarios, pláticas y conferencias. Ahí hablarás con las personas que te interesen, escucha sus historias y planea reuniones con los que puedas para aprender.

Otro gran aliado para buscar un verdadero mentor es internet. Busca eventos o grupos de Facebook de un determinado sector o industria, suscríbete a las newsletters, sigue a personas interesantes o individuos relevantes en Twitter o LinkedIn, ponte en contacto y haz preguntas necesarias.

Y cuando elijas a tu mentor asegúrate que posea la experiencia y las relaciones públicas que te hacen falta. Por ejemplo, si eres alguien que se dedica al rubro de exportación alimentaria no tratarás de instruirte con un empresario exitoso en la industria inmobiliaria. Debemos enfocarnos y saber hacia dónde estamos dirigiendo nuestros para así no malgastar energías. Tu mentor debe conocer tu negocio, debe enseñarte los caminos y así construir mejor tu negocio.

 

No todos son mentores

Al buscar tu verdadero mentor debes saber diferenciar entre un consejero que ofrece su tiempo a cambio de una compensación y un mentor en sí. Sabemos que los consultores y los consejeros son buenas alternativas, pero son los mentores lo realmente efectivos porque ellos actúan de manera afectiva, desinteresada, gratuita.

Si todavía no tienes en mente a un mentor, entonces, piensa en las personas exitosas cercanas que conozcas. Haz una lista y pondera a quiénes admiras y respetas. Pero cuando te acerques no lo hagas con dudas, lo peor para un emprendedor son las decisiones a medias. Acércate sabiendo ya qué preguntar, organiza tus deseos e inquietudes.

Pero considera que tal vez no sea una buena opción hacer una propuesta directa, es decir, no vas a acercarte y preguntar: “¿Quieres ser mi mentor?”. Ese actuar es equivocado porque la familiaridad con tu mentor no debe basarse en ningún acuerdo sino en la empatía. Recuerda que tu mentor al final siempre lo considerarás como un ejemplo, un apoyo y hasta como un amigo.

Hay que pensar que el pupilo no será el único beneficiado de esta sociedad, ya que el propio mentor se verá recompensado. Esta relación debe ser estrecha, por eso júntate con tu mentor incluso en situaciones que no son propiamente de negocios.

Y con el paso de los años tú también puedes convertirte en el mentor de alguien más. Bien sabemos que el camino hacia el éxito es difícil sino todos serían exitosos. Busca a tu mentor, porque ello te ayudará a no encontrarte solo sino que encontrarás un punto de apoyo cuando sientas que las cosas en tu empresa están yendo mal, están estancadas o están a punto de perderse. Si alguien más cree en ti, entonces, ya no te sentirás tan huérfano.

 

Vía: soyentrepreneur.com

Foto: browsingthemind.wordpress.com

Deja un comentario