Investigación de mercado es esencial para el emprendedor

La dinámica económica y la suscripción de acuerdos comerciales con los principales mercados del mundo han promovido la creación de nuevas empresas, pero lo más importante: una nueva generación de emprendedores.

Sin embargo, estos nuevos visionarios requieren atender una serie de recomendaciones para alcanzar sus objetivos y consolidarse como empresa en el mediano y largo plazo.

Así, antes de iniciar una empresa, debe tener en cuenta si tiene claro cuáles son sus metas, si posee la estrategia correcta y, sobre todo, si puede ejecutarla, ya que sin estos elementos se dirige hacia un seguro fracaso.

Una de las principales razones del fracaso de un emprendedor es la falta de investigación de mercados y no contar con un plan de negocios bien estructurado. Es evidente que entre más preparado se esté antes de montar la empresa, será mejor. Aunque tampoco tiene que exagerar y dedicar demasiado tiempo a perfeccionar un plan de negocios, o a minimizar los riesgos de mercado.

Suscríbete a nuestro boletín informativo




Ocurre con frecuencia que algunos emprendedores se entusiasman a tal punto con sus ideas, que tienden a pensar que para ellas no existe competencia y que se venden solas.

Este tipo de personas tiene grandes dificultades para conseguir inversionistas y fracasa al ejecutar sus proyectos. En la actualidad, es difícil argumentar ventajas competitivas pensando en ser el primer jugador. Por innovadora que sea una idea, siempre hay otras similares cocinándose al mismo tiempo, tratando de descubrir cómo diferenciarse de la competencia.

Otro error es creer que pueden sacar adelante sus proyectos solos, debido a esto evitan compartir conocimiento, o por el amor que les tienen a sus empresas, tienden a no unirse a otras personas y por falta de experiencia pueden fracasar.

Gestión
El fracaso también se produce por reunirse con gente de conocimientos similares o sin preparación. Además, un aspecto que genera una gran proporción de los fracasos es no poder manejar las dificultades de trabajar con familiares y allegados.

Asimismo, debe tener presente que crear una empresa es una tarea generadora de una serie de responsabilidades que ocupan la vida entera de los emprendedores. Por ello, pensar que es posible hacer empresa mientras se tienen otras ocupaciones, resulta una mala estrategia. Muchos ejecutivos intentan montar un negocio al tiempo que están empleados y al no ver despegar sus proyectos, se desaniman.

De igual modo, los emprendedores tienden a conocer hasta los más mínimos detalles en aspectos operacionales del negocio, pero olvidan por completo su estructura legal. Una vez que han logrado poner en marcha una empresa, estará tentado a crecer por encima de sus capacidades y hacerlo podría llevarlo a más fracasos empresariales de los que piensa.

Fuente: El Peruano

comments

Autor entrada:

Deja un comentario