¿Tú jefe es alérgico a las nuevas ideas?

La comunicación entre jefes y empleados suele variar por un sinfín de razones, pero afortunadamente, en la mayoría de los casos los jefes y supervisores están dispuestos a tomar en cuenta la opinión de las personas con las que trabajan, tanto porque saben que sus ideas pueden ser productivas como porque aprecian la participación de su equipo de trabajo.

Pero cuando un jefe lleva mucho tiempo siendo el jefe, suele mostrar renuencia a varias dinámicas laborales que no está acostumbrado a practicar, como escuchar y tomar en cuenta nuevas ideas por parte de sus empleados.

Cuando un jefe escucha las ideas de sus colaboradores pero siempre tiene un motivo para desecharlas, los empleados comienzan a sentirse desanimados e incluso temen hacer nuevas propuestas por el antecedente del rechazo o pasar por encima de él para plantear las propuestas a sus superiores.

Lo peor es que esto no sólo resulta perjudicial para el ambiente laboral sino para la empresa y su crecimiento.

Hoy en día, muchas compañías “están buscando la innovación”, dice Alexander Hiam, consultor creativo cuyos clientes (entre los que se encuentran General Motors y la Guardia Costera de Estados Unidos), buscan activamente formas más astutas de hacer las cosas. “Las nuevas ideas y posibilidades de crecimiento son lo que hará que la economía vuelva a moverse”.

El primer paso puede ser adaptar tu estilo a uno que sea fácil de manejar para tu jefe. “Una persona muy conservadora y precavida tiene dificultades para digerir ideas nuevas. Para evitar que se sienta aplastado o que se ponga a la defensiva, sólo debes ajustar el ritmo de tu presentación”, dice Hiam.

“Si eres una persona creativa, debes mencionar una idea a la vez para no ahogarlo en sugerencias, debes hacerlo por escrito y con información que respalde tus sugerencias”.

Fuente: CNN Expansión

Artículos Relacionados

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion