Jack Ma revela que el Kung Fu fue la clave para edificar el imperio Alibaba

Las artes marciales fue el antídoto para que el hombres más rico de China diera rienda suelta a su potencial humano y crear su imperio multimillonario.

Un ex asesor del ahora magnate chino más famoso del mundo, Jack Ma, ha revelado en un libro algunos rasgos de su personalidad que le ayudaron a construir ese gigante portal de comercio electrónico.

En efecto, no solamente una rígida ética corporativa y la ruptura definitiva con la habitual cultura burocrática en China son claves del éxito de la empresa Alibaba.

En el libro titulado “Alibaba: La casa que Jack Ma construyó” del escritor Duncan Clark, se narra, en varios idiomas, el proceso emprendedor que condujo al magnate en su evidente crecimiento.

Suscríbete a nuestro boletín informativo




Pero, ¿cuál fue aquella filosofía corporativa que le permitió posicionarse en el mercado mundial del e-commerce?

El Kung Fu como elemento de inspiración

Entre las revelaciones del libro destaca la imagen que dejó el fundador de Alibaba en la mente de su futura ‘mano derecha’, el inversionista taiwanés Joe Tsai. En la primera cita de ambos en mayo de 1999, el hombre más rico de China lo recibió en su apartamento en la ciudad de Hangzhou, la ciudad más grande de la provincia de Zhejiang, y que el saludo con el que lo recibió le hizo recordar un personaje de una novela de artes marciales.

Con el paso del tiempo pudo confirmarse la influencia que el personaje de la novela tuvo en el desarrollo de su emporio online. El personaje es un maestro de filosofía y de Kung Fu llamado Feng Cin-yang, presente en la novela de Jin Yong, Swordsman (Espadachín en español). Fen Cin-yang era un hombre solitario que se encargaba de convertir a sus discípulos en héroes. Su personalidad se manejó de manera muy cuidadosa.

En la vida real, Jack Ma apoda a cada empleado con un seudónimo de alguna de las novelas del autor. Incluso su equipo lo llama “Feng”. Ese dinamismo y cercanía con sus empleados permite crear un ambiente empresarial con sentido de pertenencia.

Recordemos que Jack Ma no provenía de estratos sociales altos, ni se graduó en alguna universidad renombrada. Tampoco trabajó en alguna empresa internacional y, sin embargo, manejaba con facilidad el inglés y el mandarín, aun siendo otro dialecto de chino su lengua materna.

Te puede interesar: Cómo Jack Ma venció sus 7 fracasos

Otras de las lecciones que las artes marciales enseñaron a Jack Ma, quien practica el Tai Chi y es asiduo lector de libros sobre Kung Fu, es que es la clave para que sea mejor hoy a cómo fue eran ayer. “Y es que siempre se debe apuntar a mejorar al menos un 1% cada día. Al mejorar un poco cada día, con el tiempo se pueden convertir malos hábitos en buenos. Lentos pero seguros nos convertimos en mejores versiones de nosotros mismos”, asegura el hombre que posee una fortuna de más de 34 mil millones de dólares.

Jack Ma y Silicon Valley

Las empresas de Silicon Valley eran un punto de referencia para el empresario chino. A los primeros empleados los invitó a “conocer la manera ardua en que se trabajaba” en dicha región de California. “Si venimos al trabajo a las 8:00 de la mañana y nos vamos para casa a las 5:00 de la tarde, no habrá una compañía de tecnología punta y Alibaba nunca llegará a tener éxito“, les dijo.

Así que Ma ensalzaba a las empresas tecnológicas de Estados Unidos y también incentivaba a que sus subordinados compitieran con ellas. “Los estadounidenses son fuertes en el ‘hardware’ y sistemas, pero en la programación y la administración de información los chinos no les desmerecen nada.  Creo que cada uno de nosotros podemos equivaler a 10 estadounidenses”, decía.

Alibaba creció junto a Internet

A principios de 1999, cuando Jack Ma fundó su empresa, en China había cerca de dos millones de usuarios de Internet. Si bien, dentro de los próximos seis meses aquella cifra se duplicaría y volvería a duplicarse para el fin de aquel año. Hacia el verano del 2000 China ya contaría con 17 millones de internautas.

Sin embargo, desde el principio el fundador declaró su ambicioso objetivo: ayudar a “millones” de fábricas chinas a encontrar sus puntos de venta en el extranjero.

Esto porque a los empresarios les urgía contar con la agilidad necesaria para comercializar sus productos esquivando los servicios de las compañías estatales y Alibaba les ofreció una herramienta casi inalterable para conseguir nuevos horizontes.

Vía: grandesmedios.com/actualidadrt.com

Lee también: CURSOS GRATUITOS DE DESARROLLO PERSONAL

comments

Autor entrada: Equipo Pymex P