Jason Garner, el líder empresarial que parece un Dalái Lama

jason-garner

Hay jefes y jefes. Pero seguramente no has tenido un jefe como Jason Garner, ex CEO de Live Nation y autor del libro “Y respiré”. Y es que Garner no solo llamaba la atención de sus entonces empleados por su curiosa vestimenta, más parecida a la de un líder religioso, sino también por esa aura espiritual que parece dejar Garner por los lugares en los que transita. Un líder sin igual, sin duda.

Piensa en tu mercado, piensa en tu organización

La filosofía de Garner es extremadamente sencilla y se puede resumir de la siguiente manera: si un jefe o líder es capaz de identificar necesidades y de brindar soluciones a su mercado, ¿por qué no puede hacer lo mismo con sus colaboradores? Garner arguye que no hay pretexto para que el líder de una organización olvide el compromiso que tiene con el bienestar de sus trabajadores. Después de todo, hay 365 días en un año, el suficiente tiempo como para hacer felices a 365 empleados.

La recomendación de Garner es aún más arriesgada. El líder empresarial no debe limitarse a transmitir pasión en el desarrollo de un producto o servicio, debe transmitir la misma pasión en la creación de una sociedad más justa e igualitaria para todos. ¿Y por dónde debe comenzar? Pues por sus propia empresa.

Suscríbete a nuestro boletín informativo




Algunos paradigmas de Garner

Este atípico líder aclara que nunca hubiera escrito su libro “Y respiré” si no hubiera contado con la ayuda y la experiencia de algunos grandes líderes como:

  1. Mark Benioff: El líder de Salesforce.com no se caracteriza por ser únicamente un genio de la informática, sino que también representa la semilla de responsabilidad social en Silicon Valley. Benioff realiza donaciones jugosas cada año, construyó una sala de cuidado en el San Francisco Children’s Hospital, y cuenta con su propia fundación, el Salesforce Foundation.
  2. Michael Rapino: Garner lo conoce muy bien, pues ambos laboraron durante años en Live Nation. Según relata Garner, Rapino es un líder tan atípico como él. Rapino es de los que llama a los empleados para saber qué necesitan o qué problemas enfrentan. En una ocasión, una joven madre contó a Rapino que su hijo autista estaba a punto de ser expulsado del colegio por falta de pago. ¿Qué hizo Rapino? Sacó una chequera, escribió una cifra y se lo entregó a la infortunada mujer. La educación de su hijo estaba cubierta por todo el año.
  3. Ariana Huffington: La creadora del Huffington Post no se queda atrás en temas de espiritualidad. Envuelta en un entorno en que el éxito se traduce únicamente en dinero, Huffington retó a todos los falsos exitistas al escribir “La tercera métrica”. En ese libro, Huffington indica que el dinero no representa el éxito, en cambio, el éxito es una mezcla de sabiduría, bienestar, saber dar algo de nosotros a los demás, y de mantener esa cuota de asombro ante lo que nos ocurre cada día.

¿Crees que lo que propone Garner es lo correcto? Plantéanos tu opinión sobre tan singular jefe.

Vía: forbes.com

Foto: whartonjournal.com

comments

Autor entrada: Equipo Pymex LM

Deja un comentario